Las cuatro de la madrugada

Merece la pena “escuchar” este poema recitado publicado en el blog poeteSSen

Hora de la noche al día.
Hora de un costado al otro.
Hora para treintañeros.

Hora acicalada para el canto del gallo.
Hora en que la tierra niega nuestros nombres.
Hora en que el viento sopla desde los astros extintos.
Hora y-si-tras-de-nosotros-no-quedara-nada.

Hora vacía.
Sorda, estéril.
Fondo de todas las horas.

Nadie se siente bien a las cuatro de la madrugada.
Si las hormigas se sienten bien a las cuatro de la madrugada,
habrá que felicitarlas. Y que lleguen las cinco,
si es que tenemos que seguir viviendo.

 

Polonia (1923 – 2012)

9 comentarios sobre “Las cuatro de la madrugada

  1. Qué grande es esa mujer, por favor… la delicia y la envidia (sana) de todo poeta. Siempre dije que es la mejor de todos; al menos de los últimos cien años y este poema lo confirma con sencillez y firmeza.
    Gracias por compartirlo.

    Un fuerte abrazo.

    Me gusta

  2. ¡Muchas gracias MJBeristain por apreciar nuestra declamación de este precioso poema de una premio Nobel tan entrañable!
    Ojalá seas una asidua «oyente» de nuestro cuaderno y nos des permiso para ser también una inspiradora de nuestros cuentos narrados y poemas recitados, permitiéndonos declamar en un futuro alguno de los tuyos, que tanto nos han gustado.
    Felicidad…

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.