Mi lado salvaje (continuación)

Voy teniendo especie de telarañas en el cerebro; la mente confusa…

A propósito de un dibujo que ha hecho mi hija pequeña de un retrato de un gran actor, he cometido la imprudencia de nombrarlo airosamente en voz alta mientras apreciaba la calidad de su trabajo.

No lo conozco personalmente, ni nunca, incluso en mi época de adolescencia, lo he pretendido. De hecho, ha participado en el Festival de Cine de San Sebastián y ni así me he movido para lograr verlo a lo lejos por encima de las cabezas de sus otr@s admiradores.

En fín, que es uno de esos amores platónicos de pantalla, como podía serlo en su momento Clint Eastwood, del que sí reconocí (en este mismo blog titulado «amores de cine») haber sido admiradora cuando yo era una adolescente y que, por cierto, todavía me sigue gustando, él y su trabajo.

Pues, después de este párrafo en el que me he ido por las ramas, decía que al ver el estupendo dibujo que ha hecho mi hija, del que estoy tan orgullosa, va y se me ocurre nombrar al actor en voz alta y observo que sus ojos se abren extrañados —ella es muy expresiva— sin atreverse a llevarme la contraria. Suele ser una buena crítica conmigo, lo cual agradezco sinceramente porque hace que yo me esmere en ser mejor persona, pero va siendo más considerada a medida que voy cumpliendo una edad.

En esta ocasión el dibujo era del rostro de Sean Penn. Yo me he referido a la entrada que hice en su día sobre Johnny Depp en un anuncio de Dior y, al compartirlo con ella me doy cuenta de que había «metido la pata». ¡Hasta el fondo!

Bueno…, en otro momento quizás me hubiera apurado por haber sido una «bocas», pero estoy aprendiendo (por fin) a relativizar ciertas cosas, así que todavía estoy riéndome de mí misma, que, por cierto, mi psicoanalista lleva toda la vida recomendándome que es lo que tengo que hacer para vivir mejor.


En mi imaginación, tienen un aire
Ahora que los veo juntos,
¿la próxima vez sabría reconocerlos?
voy a ver si consigo distinguirlos por el color de sus ojos…


Mi lado salvaje

Permitidme hoy una pequeña frivolidad…!

No tengo necesidad de comprarme un perfume, lo prometo. Estoy bien surtida por lo menos hasta dentro de dos años. Pero tengo que reconocer que después de leer la presentación del nuevo perfume de Dior para hombre, y de ver a Johnny Deep en la fotografía, me han dado ganas de comprarme un botellón para mi sola.

Dice así:

«Noches al raso, fogatas en el corazón del bosque… Si los libros oliesen a algo más que a papel, pegamento y tinta, el aroma que desprenderían las novelas de Jack London* recordarían a este perfume. La fórmula que ha ideado el perfumista, director olfativo de la maison, es un viaje a la naturaleza casi chamánico. Comienza con la nota de bergamota pero su intensidad crece con la introducción del sándalo de Sri Lanka, una esencia obtenida con un peculiar método de cultivo en el que apenas interviene la mano del hombre: una vez crece, el sándalo es trasladado a una plantación silvestre para que siga desarrollándose con sus propias fuerzas. El resultado es casi un aullido olfativo. No hace falta bailar con lobos para comunicarse con nuestro lado salvaje.»

El creador del perfume lo explica así:

Sauvage me habló inmediatamente. Tenía la idea de una dirección clara, una decisión fuerte. Era una piedra en bruto, que he cincelado y facetado”, afirma Demachy. En la salida, la bergamota reggio es como un viento poderoso y fresco que estalla sin concesiones llevándose todo a su paso, y dando suavemente paso a la potencia del ambroxan, un ingrediente que proviene del ámbar gris con notas marinas y animales, carnales y vivificantes, que se mantiene hasta el final. El elemí, la pimienta de Sichuan y las bayas rosas le dan un carácter picante y una vibración especiada, mientras que el geranio aporta un soplo verde y el vetiver un golpe de fuerza amaderada. Las lavandas, aromáticas, se unen al pachulí , que liberado de sus acentos terrosos une toda la composición.

Voilà,

Incluído originalmente en mi blog en Diciembre 2020

@mjberistain


Arturo Pérez-Reverte

Agradezco a Veset la publicación de este texto.

Título: MI CONFUSA IMAGEN DE ARTURO PÉREZ-REVERTE

Derivas

Con frecuencia uno no debe esperar coherencia en los comportamientos, las personas somos contradictorias, dependientes de nuestras circunstancias en todo momento, no siempre las expectativas son confirmadas y ello ocurre no sólo por imprevistos externos sino por nuestros propios cambios de enfoque. En los escritores ocurre de forma más acusada porque quien escribe ficción es llevado por su mano hacia terrenos imprevistos, hacia simpatías convenientes o hacia conclusiones necesarias en su trama. También, en ocasiones, existen personas que por su naturaleza actúan frecuentemente de forma contradictoria.

Hace mucho tiempo, cuando terminé de leer ‘El húsar’, decidí seguir los trabajos de Arturo Pérez-Reverte . Tras ese pequeño gran relato, disfruté con ‘La tabla de Flandes, ‘La piel del tambor’, ‘La carta esférica’ , ‘La reina del Sur’ o con las aventuras del capitán Alatriste. Pérez-Reverte es de esos escritores afortunados que tienen el talento esencial del narrador y lo saben utilizar.

Ver la entrada original 956 palabras más

¿Que tal el café?

Era una adolescente de melena rubia. Muy tímida, tocaba la guitarra. En aquel momento Joan Baez era mi cantante preferida, pero no hablaré de ella; hablaré de mi tío Joshean. Con él aprendí a rasgar las cuerdas de mi primera guitarra.

Esta imagen y esta música se han fundido en mi memoria para recordar las alegres canciones latinas con las que nos regalaba su sonrisa y su voz un poco cascada, allá por los años sesenta. Me ha transportado directamente allí, a un tiempo muy feliz alrededor de la gran mesa de los encuentros familiares en casa de los Aitonas.

Gracias a Julio Tejadas por compartir el vídeo


Escritura

Descubro el dolor de la primavera
en el límite confuso del camino.

Hemos transitado la misma tierra, recorrido estos caminos tantas veces… Hemos sentido crujir el dolor de la primavera bajo nuestros pies en la inocencia de que nos traería un verano luminoso, de que el otoño sería uno de los momentos más hermosos del proceso natural de la vida, de que la conciencia de la muerte nos iluminaría el tránsito natural hacia una nueva oportunidad de nuestro ser. Y que descansaríamos bajo el paisaje nevado de un invierno que envolvería al mundo mientras se regenerara para hacerlo resurgir en una nueva existencia…

Observo esta piedra y me siento a su lado a reflexionar.

¿Qué significan esos signos?
¿Quién, por qué los escribió?

¡Qué importa!

Contemplando la escritura pienso en signos sagrados de alguna huella humana que hoy me convoca. Mensajes llegados de otras latitudes que volaron como cuerpos evanescentes, nocturnos, porque la vida amenazara con borrarlos.

Sobre sus trazos trazo líneas figuradas con las yemas de mis dedos intentando descubrir su significado. No comprendo.

Entonces recuerdo palabras de uno de mis poetas preferidos:

HERMANDAD

Duro poco y es enorme la noche.
Pero miro hacia arriba; las estrellas escriben.
Sin entender comprendo,
también soy escritura
y en este mismo instante
alguien me deletrea.

Octavio Paz

Fotografía Bowey Yang


El peso de una piedra

En una piedra está la paciencia del mundo, madurada despacio
P.Salinas

Hoy son las manos la memoria.

El alma no se acuerda,
pero en las manos
queda el recuerdo de lo que han tenido,
recuerdo de una piedra
que hubo junto a un arroyo
y que cogimos distraídamente
sin darnos cuenta de nuestra ventura.
Pero su peso áspero
nos hace sentir que por fin cogimos
el fruto más hermoso de los tiempos.
A tiempo sabe
el peso de una piedra entre las manos.

En una piedra está
la paciencia del mundo, madurada
despacio,
incalculable suma
de días y noches, sol y agua
la que costó esta forma torpe y dura
que acariciar no sabe y acompaña
tan solo con su peso, oscuramente.

Se estuvo siempre quieta,
sin buscar, encerrada,
en una voluntad densa y constante
de no volar como mariposa,
de no ser bella, como el lirio,
para salvar de envidias su pureza.

¡Cuántos esbeltos lirios, cuántas gráciles
libélulas han muerto, allí, a su lado
por correr tanto hacia la primavera!
Ella supo esperar sin pedir nada
más que la eternidad de su ser puro.
Por renunciar al pétalo, y al vuelo,
está viva y me enseña
que un amor debe estarse quieto,
muy quieto,
soltar las falsas alas de la prisa,
y derrotar así su propia muerte.

Hoy son las manos la memoria.

Recuerdan haber tenido en sus palmas
una cabeza amada.
Los dedos reconocen los cabellos
lentamente, uno por uno,
como hojas de calendarios, recuerdos
de otros tantos innumerables días
felices, dóciles
al amor que los revive,
pero al palpar la forma inexorable
que detrás de la carne nos resiste
las palmas ya se quedan ciegas.
No son caricias, no, lo que repiten,
son preguntas sin fin,
infinitas angustias
hechas tactos ardorosos.
Y nada les contesta: una sospecha
de que todo se escapa y se nos huye
cuando entre nuestras manos
lo oprimimos.

La cabeza se entrega.
¿Es la entrega absoluta?
El peso en nuestras manos lo insinúa,
los dedos se lo creen,
y quieren convencerse; palpan, palpan.
Pero una voz oscura tras la frente
—¿nuestra frente o la suya?—
nos dice que el misterio más lejano,
porque está allí, tan cerca, no se toca
con la carne mortal con que buscamos
allí, en la punta de los dedos
la presencia invisible.
Teniendo una cabeza así cogida
nada se sabe, nada
sino que está el futuro decidiendo
o nuestra vida o nuestra muerte
tras esas pobres manos engañadas
por la hermosura de lo que sostienen.
Entre unas manos ciegas
que no pueden saber. Cuya fé única
está en ser buenas, en hacer caricias
sin cansarse, por ver si así se ganan,
cuando parezca que nada les queda
entre las palmas,
el triunfo de no estar nunca vacías.

Pedro Salinas
Origen: Blog Trianarts

Fotografía @mjberistain (Reloj de sol plano en la cala Xixurko – Jaizkibel)




Voz de fuego

Acuérdate que tenías
voz de fuego
No eras árbol que se arranca,
junco que se desmaya, eco
de una voz desconocida:
eras voz de fuego

Tú mismo eras fuego.

Tu destino era incendiar
el leño reseco…

Extractado de un poema de José Hierro
Fotografía @mjberistain


Estamos aquí…

 «Estamos aquí solo por un breve momento. Y pienso que es un accidente tan afortunado haber nacido, que estamos obligados a poner atención.

En cierto sentido, esto es ir muy lejos. Es decir, somos, hasta donde sabemos, la única parte del universo consciente de sí. Podríamos incluso ser la forma consciente del universo.

Tal vez hayamos llegado para que el universo pudiera verse a sí mismo. No sé eso, pero estamos hechos de la misma materia de la que están hechas las estrellas, o de lo que flota en el espacio. Pero nuestra combinación es tal que podemos describir qué es estar vivos, ser testigos.

Mucha de nuestra experiencia es esa de ser testigos. Vemos y escuchamos y olemos otras cosas. Pienso que estar vivo es responder».

Mark Strand, Collected Poems
Reblogueado de Culturainquieta

Fotografía de Victor Bolea


Niebla

He llegado hasta este valle
mi cabeza sobrecargada de ideas,
mi corazón abrumado de sentimientos,
pero aquí, en su paz, he sabido
del silencio de la nada,
de la sublime purificación del vacío.

Al amanecer,
me he librado de las ideas y de las pasiones;
las he dejado en orilla apartada
y las he visto discurrir río abajo
con las aguas claras de la hondonada…

Antonio Colinas


Pulsar sobre cualquiera de las imágenes para verlas en tamaño natural

Fotografías tomadas en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido


La espiga

Me llamo Wild Oat.

Soy avena silvestre. Algunos me llaman Flor de Bach, porque el famoso músico Johann Sebastian Bach escribió una minúscula partitura para mi. Pero esa historia ocurrió hace más de trescientos años.

Yo le amaba, y a su música.

El sol brillaba aquella tarde silenciosa. En el regazo de una pequeña aldea mis compañeras y yo éramos felices. Sabíamos que la vida era efímera pero no pensábamos en ello entonces. Éramos campesinas. Distinguidas y estilizadas adolescentes de largas melenas rubias. Felices en nuestra parcela de tierra jugosa de color cobrizo, indiferentes al paso de las horas. Amábamos el sol, y crecíamos jugando al escondite con los vientos y chapoteando en el barro que formaban a nuestros pies las lluvias de primavera.

Aquel día estábamos inquietas. Veíamos cómo a lo lejos se levantaba una gran polvareda. Atravesando los campos, acercándose a nosotras cada vez más, llegaba la cosechadora amarilla.

Quise huir.

Inclemente, el sol cubría por entero los campos, hacía mucho calor. Sería difícil escapar y esconderme salvo que encontrara un fino haz de su luz junto a una sombra y pudiera camuflarme en ella. No lo dudé, me tiré al suelo y me arrastré avanzando torpemente entre las piernas de mis compañeras que, ante el estupor de ver de cerca la cosechadora, no se daban cuenta de mi maniobra.

El ruido del motor era aterrador. Llegué hasta el cobertizo de la casa y me refugié en el lado sombrío de un saco de abono abandonado. Estaba exhausta, me quedé quieta viendo la siega de mis compañeras que saltaban por los aires como pequeñas briznas doradas y caían después, una sobre otra, de nuevo a la tierra.

Un rayo de luz cegadora se me acercó y ocupó mi sombra. Se me ocurrió trepar por sus finas fibras para llegar hasta el sol. Sentí que un viento suave tiraba de mí succionando dulcemente. Era, como fluir entre livianas corrientes de aire; como volar sin gravedad.

El sol me recibió con un abrazo cálido. Sin embargo, —me dijo— voy a pedirte algo. Has tenido el coraje de perseguir tu sueño y aquí estás, lo has conseguido. Ahora tienes que ser agradecida a la vida y compartir tu felicidad con los demás. Te convertiré en flor, serás mi flor preferida. Tú te ocuparás de cuidar la tierra. Volverás a ella en forma de lluvia cada primavera para que germinen las semillas y se llenen los campos de espigas. Y lleguen los nuevos veranos y las cosechadoras, y haya trabajo y alimento para todos.

@mjberistain

Collage para una lectura de Elytis

La noche es solo noche.

Sé fuego

que no se apiade de nosotros,

que no convierta en ceniza

las heridas del placer,

que encienda con sus labios

amapolas.

Y, cuando llegue el alba,

que los vientos descalzos

abriguen, desde la alta cresta

de la música del mar,

sueños de inmortalidad.

Pequeño juego en forma de collage a partir de una lectura del poeta griego Odyssseas Elytis.


Estrellas

Había llovido cada uno de los últimos días del mes de Junio. No era raro, pero sí era distinto a otros años. Sabemos que todos tenemos que actuar y estamos hartos de que en los medios nos llenen la cabeza de mensajes sobre el cambio climático. Así que, pienso que la humanidad no está haciendo lo suficiente, porque seguimos hablando de lo mismo día tras día, y comprobando los estragos de nuestra falta de sensibilidad en imágenes lamentables que nos llegan de cada rincón del planeta. Y la climatología nos está escupiendo directamente a la cara por imbéciles.

Sueño con la bola blanda de un mundo azul, formada fundamentalmente por agua, como nuestro cuerpo. Pequeños puñados de tierra con frondosos bosques y caudalosos ríos aparecen aquí y allá flotando en él. No caen al vacío gracias a la fuerza de gravedad que, como un ángel de la guarda, los protege. Sueño con el alto azul inmenso en el que flota nuestro mundo azul. En realidad no sé muy bien si flota, si anida o en el que se ancla, pero sí sé que en las noches oscuras el cielo azul se llena de estrellas y yo, como mucha más gente en el planeta Tierra se para para mirarlas, para contarlas, incluso se les piden deseos, y los más estudiosos, pues eso, se dedican a la astrofísica para que las reconozcamos por sus nombres propios. Alguien muy sabio y muy anterior a nosotros, o sea, hace miles o millones de años, les regaló un nombre para que los vecinos del sistema solar pudiéramos entendernos mejor y disfrutar de su luz, de su misterio y de contemplar su belleza o interpretar los mensajes que nos hacen llegar mientras navegan a años luz de nuestros ojos.

Y solía amanecer encapotado. No hacía falta levantar la cabeza para mirar al cielo y ver la inmensa marejada de nubes negras que se desplazaban a diestro y siniestro según por dónde les daba el aire. Yo miraba al suelo gris y mojado de sonrisa triste y me tomaba un café para poder superarlo. Es un decir, pero sí, a veces es aburrido no ver el sol, no es que vayas a hacer nada especial, porque sigues escuchando la radio por la mañana mientras atiendes el trabajo de casa o sales a ganar el pan de cada día fuera o vas a llevar los niños al colegio, o a ayudar a tus padres que se están haciendo mayores y necesitan que alivies sus pequeños problemas de cada día. En fin, que no es oro todo lo que reluce. Pero, seamos sinceros, la luz es vida y la del sol es alegría, esto dicho con todo mi respeto a los que han estado sufriendo este último tiempo temperaturas de un sol ardiente que apretaba el mercurio de los termómetros hasta casi conseguir que se desbocara como la pasta de dientes cuando se lavan los dientes los pequeños de la casa.

Pero no cedían nuestros intentos de salir una noche con los telescopios, las cámaras fotográficas y trípodes, con las linternas y por supuesto con el picnic para ir a ver las estrellas y la luna, la vía láctea y los planetas de nuestro sistema solar: Mercurio, Venus, la Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón (bueno, tampoco es para tanto, es que me sale de carrerilla). Se ve que algo me ha quedado de los años de colegio. Todavía no se habían incorporado Plutón, Ceres y Eris que se descubrieron más tarde.

Era de día cuando llegamos a la zona de avistamiento. La tarde espléndida prometía mucho, quizás había sido el mejor día de todo el verano. Un brindis por los organizadores mientras se colocaban y se calibraban los star-trackers, telescopios, prismáticos telescópicos y se preparaba la «farimerienda» (merienda-cena). Enseguida el atardecer nos regalaba con la visión de Venus. Rápidamente conquistamos la Polaris y nos situamos para reconocer con el puntero de láser las constelaciones, estrellas y otros muchos elementos ambulantes a nuestro alrededor.

¡Apasionante!

Llegados a este punto y mientras escuchábamos a nuestro querido experto astrofísico las más interesantes explicaciones in-situ, os imagináis que no hacíamos otra cosa nada más que empaparnos del conocimiento que tan generosamente nos regalaba. Así, embelesados, nos encontraban las horas que pasaban, casi sin darnos cuenta.

La luna de agosto se escondía tras una alta colina que nos impidió disfrutar de ella desde nuestra zona de avistamiento en Artikutza. Sin embargo, sí pudimos verla desde los coches, cuando volvíamos a casa. Incluyo la fotografía de Victor Bolea, gran fotógrafo y amigo para dejar constancia de uno de esos momentos vividos, mágicos e inolvidables.

Sueño con volver a ver las estrellas y los planetas y a esos amigos con los que se comparten estas locuras.

Os dejo con el poeta Julio González Alonso a quien tanto admiro. Su obra y su ser son interesantes. Enlace a su página web: lucernarios.net

Luna de agosto

Te miras en la noche
y  te mira el día
y a tu rostro de luna
luna
asoma la sonrisa.

En los ojos zarcos
de las aguas frías
reposa la belleza que enamora
tu mirada limpia.

Tú subes
a sus cielos
con rubor de niña, piel naranja
de tacto adolescente,
blancor desnudo
de amor de novia enamorada
desvestida
de jazmines derramando sus aromas
por los jardines en sombra,
galanteo del aire,
brizna
de celos al arrullo de las olas
que besan las orillas.

La noche de agosto te corteja
y acompaña de estrellas
la luz de tus pupilas.

Cantan los grillos, los relojes
marcan las horas en las plazas
y suspiran los hados
de la buena fortuna.

Autor: González Alonso



@mjberistain
Fotografía: Victor Bolea

Agur, hasta pronto

Agua

No bebo agua. No lo tengo prohibido, es más; lo tengo recetado por mi médico de familia. Trata de convencerme diciéndome que mis riñones son la parte más importante de mi organismo, pero no sabe que la parte más importante de mí, es el corazón. No bebo agua por prescripción médica, bebo agua porque sé que soy agua y que necesito reponer mi energía. El agua debería de ser mi alimento esencial, mi alimento preferido, pero siento decir que, hasta la fecha, mi alimento preferido es el chocolate. ¡No puedo evitarlo!


Bebo agua corto fruta
Hundo las manos en los follajes del viento
Los limoneros riegan el polen del verano
Pájaros verdes rasgan mis sueños
Me voy con una mirada
Una amplia mirada en la que el mundo vuelve a ser
Bello desde el principio a la medida del corazón.

Poema del poeta griego Odysséas Elytis. (Premio Nobel Literatura 1979)

Del Blog de Triana, con mi agradecimiento.
Imagen de autor desconocido.


Desbordante imagen

«…los últimos de clase, los expulsados por llevar ternura
en los bolsillos,
seguíamos puros como el viento…»

CS

La imagen que me sugiere este poema me lleva a los menores que están siendo devueltos a la vida, a la tierra, a la que jamás querrían volver… Y sé que como país existen normas dictadas desde algún lugar en el que lo humano no tiene tanta trascendencia como lo político o lo económico, pero me da pena la «inutilidad» de tantas miradas ilusionadas al otro lado del horizonte…


Origen: Blog Trianarts

«Amanecer»

1

He visto un niño con tambor a la orilla del agua.
Yo no sé si ha venido a lastimarnos
con su canción al viento, ni sé si hay forma humana
de estar como él, descalzo, ante la espuma,
hoy que no en balde subió la marea
a hacernos responder de nuestros actos.
En esta tierna alfarería, viva y frágil,
en este cuerpo que es proyecto y duda,
jamás afirmación, ¿me reconocería,
ahora que ya mis pasos y mi vida resuenan en lo oscuro?

2

Pero vuelven las barcas con la aurora y vuelvo
también yo nuevamente a recordarme solo,
junto al mar y los huesos calizos de las sepias.
De aquellos merodeos de la infancia, ¿qué queda?
Nada está consumado. El tambor suena
y el aire gratuito da a las cosas
su perfil más exacto,
quiero decir, su tenue bruma,
su ávida ensoñación. Y prevalece,
hoy como entonces, la melancolía,
la soledad, lo inútil en la arena.

Carlos Sahagún


Una oración diminuta

Observa la mujer, tras la ventana,

el paso implacable del tiempo

en el rumor lejano de una cosechadora.

Vuelan las espigas de pechos dorados

llenando el aire de oraciones diminutas.

Leo en tu mirada, mujer, una espera compasiva

cuando, no muy lejos, se escucha la voz quebrada

de la campana de la iglesia en ruinas.

Las horas caminan más despacio que otros días

en estas montañas, en sus bosques y en los ríos

que trazaron tus manos amantes

mientras tus hijos pequeños crecían.

Es tiempo de cosecha, mujer.

Mañana,

alguien que se apoyará en los muros de tu casa

recitará una oración diminuta en tu nombre.

En el aire, aromas de tus flores preferidas…

@mjberistain


El viaje

«… —Míralo todo bien;
eso que pasa
no volverá jamás
y es ya igual que si nunca hubiese sido…»

Ángel González



Gracias al corazón por el que vivimos,

gracias a sus ternuras, a sus alegrías

y a sus temores,

la flor más humilde al florecer

puede inspirar ideas

que, a menudo, se muestran

demasiado profundas para las lágrimas.

A nada renuncies

porqué la belleza subsiste siempre en el recuerdo…

De William Worthsworth