Origen

Soy del océano que vierte sus entrañas en la madrugada de los cisnes blancos. Del bosque soy, de la ciudad tallada en piedras milenarias, cuando una mujer se sentó a descansar mientras buscaba en sus rasgos el origen del mundo y de su vientre nacieron las generaciones nuevas. Allí comenzó mi vida entre el flujo de la sangre de los muertos aún caliente y el aliento nuevo emanando de la intemperie de los besos. Allí donde se ofreció al mundo la voluntad del hombre que buscó un futuro perfecto para su estirpe humilde.

Alrededor, silencio en el origen.

Soy de la verdad mirando a los ojos de la Madre, de la verdad pura, sin traición, porque no existía en el inicio del tiempo. No existía la miseria, ni la necedad. Todo era un rumor de vida inexplorado; el lenguaje de los pájaros, el arrullo de las brisas, el agua cristalina de los ríos cuando se despegaba la infancia del sueño materno. No había entonces noche. La luz era el brillo de los ojos en los brazos del amor, el despertar de la hierba en el húmedo cosquilleo de la piel de los primeros pasos, como algo natural que quería penetrar en el nuevo ser.

La noche era el titubeo de la niña que quería ser ante la frondosa piedad/impiedad de los caminos nuevos.

Y el miedo, un cielo azul cobalto inclinado sobre el horizonte.

@mjberistain


6 comentarios sobre “Origen

      1. Pues es lo mejor que puedes hacer. En lo personal no podría escribir siempre sobre lo mismo, aunque así parece que lo hago. Siempre hay que buscar algún nuevo tópico, alguna nueva forma, aunque más no sea para luego desecharla si no nos gusta o si no la consideramos adecuada; pero el único modo de avanzar es el de explorar (lo que significa, en realidad, explorarnos a nosotros mismos). Así que en ese sentido, más que feliz de ver variedad en la calidad, la cual es siempre alta.

        Abrazísimo.

        Me gusta

  1. Me declaro hijo de estas palabras,
    versos apacibles y frondosas
    metáforas de la vida manifestada.
    Mi base y fundación, amalgama
    de verbos concebidos
    con amor, como el viento y el agua.
    Me cobijo en los arrullos
    “en el rumor de vida inexplorado”
    desde la gracia hecha amor.
    En la génesis y sus vientres de Luna,
    de padre Sol la primavera de mis ojos
    ante la grandeza de la poeta.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .