De punta a punta

Es un privilegio poder contar con la autorización de Macarena Azqueta para compartir en mi blog uno de sus vídeos especiales.

Recomiendo la visita a su espacio macazqueta.x10.mx  en el que está contenida su obra fotográfica de gran pureza, fuerza y especial sensibilidad.

 


 

 

COMENTARIOS

Información de usuario

Un detalle extra: acabo de leer que la txalaparta es un instrumento tradicional del país vasco. No sabía que eras de esa zona (conozco la procedencia de alguno de mis contactos españoles, pero desconocía la tuya). Sólo señalo eso porque mi apellido es vasco y, de hecho, dos de mis hermanos se llaman así entre ellos (“el vasco” es un apodo bastante común en la zona argentina de donde provengo; incluso en mi cuidad todavía perdura e conocido restaurant “La taberna vasca”, entre otras referencias a esa zona o a los inmigrantes que de allí nos han llegado).
Bien, perdón por la digresión. Ya me voy, al menos hasta el lunes.

Abrazísimo.

AprobadoSpamPapeleraMe gustaEditarResponder
Información de usuario

Pues salúdala de mi parte, en la medida en que cabe. Sí, su trabajo me ha gustado mucho (la abstracción tiene su encanto, por supuesto, el cual no siempre es bien visto por todos).
Y me has dejado picado con lo de la txalaparta. Ya tengo abierta una pestaña con una búsqueda sobre el tema y me voy allí ahora mismo. Y por supuesto, ya llegará el día en que me enseñarás de primera mano todo lo que significa eso, de donde viene y otras bellezas locales.

Abrazo apretado.

AprobadoSpamPapeleraMe gustaEditarResponder
MJBeristain
MJBeristain

4 de may. de 2019·

mjberistain.com
Información de usuario

Le pasaré tu comentario a mi amiga Maca, le emocionará. Es una artista y el trabajo es sobre nuestros artistas Chillida y Oteiza cuyas esculturas dominan las dos puntas de la ciudad. Cuando vengas algún día te maravillarán. La música también ayuda a este trabajo, el instrumento es la “txalaparta” música que se hace con troncos, típica de nuestra tierra. (El origen es de cuando se machacaba la manzana con palos para sacar el jugo). Algún día quizás toco el tema…Un abrazo.

AprobadoSpamPapeleraMe gustaEditarResponder
Información de usuario

Estupendo trabajo. Los primeros planos trabajados como abstracción (cosa que me gusta hacer en mi caso también) me hicieron recordar al trabajo de Franco Fontana.

Un abrazo.

AprobadoSpamPapeleraMe gustaEditarResponder
Información de usuario

Es un honor poder estar en tu magnifico blog. Gracias. Un abrazo🌷🌷🌷

AprobadoSpamPapeleraMe gustaEditarResponder
Información de usuario

Me emocionas. Que privilegio estar en tu gran blog. Un abrazo muy fuerte

AprobadoSpamPapeleraMe gustaEditarResponder

MJB Literaria

Es un privilegio poder contar con la autorización de Macarena Azqueta para compartir en mi blog uno de sus vídeos especiales.

Recomiendo la visita a su espacio macazqueta.x10.mx  en el que está contenida su obra fotográfica de gran pureza, fuerza y especial sensibilidad.


Ver la entrada original

La cuna de hierro

 

Ya Plinio “El Viejo” en el siglo I. d.C., hablaba acerca de la existencia de una “gran montaña de hierro” en el norte de la Península Ibérica.

 

Iba y volvía por las salas mientras, a una prudente distancia de la guía del museo  escuchaba, pero sin poder despegar mi mirada de vuestra imagen.

Erais tan niños…

Fue vuestra cuna de hierro y mamasteis de los pechos endurecidos por el trabajo a cielo abierto de vuestros orígenes.  Y ¿qué hacíais allí, entre un grupo de hombres, si se puede llamar así a alguien que apenas aspiraba a llegar a la edad de veinte años, que era el esperado término de su vida?.

Pero, ¿realmente se puede hablar de vida?.

¿Podía considerarse así la “vida en la mina”?

Yo miraba a vuestros ojos sin brillo, desenfocados, y la piel tiznada de polvo negro. Pensé que quizás erais de los privilegiados a los que no había matado aún el hambre ni el empujón de algún cargadero lleno de mineral; de pesada piedra rojiza, o abatidos por alguna enfermedad de las que no tenían cura entonces. Pero quiero pensar que soñabais en el barracón, a la mortecina luz del candil, cuando llegaba el turno de descanso y ocupabais la tabla que había dejado caliente otro niño como vosotros.

El monte de hierro aprendió de los pequeños y frágiles dedos ensangrentados. La tarea era preparar las mechas, jugando con el explosivo, para horadar la piedra antes de que acabara el día. Poco más tarde empuñaríais el pico y la pala… Y por fin enfrentaríais vuestra corta vida a aquella montaña de “belleza descarnada”.

Hoy no tengo palabras, solo una reflexión, un sincero homenaje a niños y a personas que, como vosotros, dieron forma al tejido de mis raíces.


@mjberistain

Visita a la zona minera de La Arboleda en Bizkaia (País Vasco)

 

La noche en la que conocí a Júpiter y Saturno

El “problema” de salir de noche con amigos astrofísicos y potentes telescopios, es que, casi sin pretenderlo, te sientes inmersa en un mundo “exterior” al que nunca antes te habías atrevido a mirarle a la cara. En fin, que te daba tanto respeto que parecía miedo. Si, por supuesto que estudié el Universo, pero debo de reconocer que como una asignatura obligatoria porque no comprendía su magnitud de la que soy apenas una mota de polvo. Yo, hasta ahora he caminado por encima y alrededor del mundo como El principito en mis dibujos de niña.

(A propósito, en este punto quiero detenerme en un texto que Santiago Pérez Malvido ha destacado del libro de Saint-Exupery y que me ha autorizado a utilizar hoy aquí.
Gracias por ello.)

“Serás siempre mi amigo. Querrás reír conmigo. Y abrirás a veces tu ventana, así… por placer… Y tus amigos se asombrarán al verte reír mirando al cielo. Entonces les dirás: «Sí, las estrellas siempre me hacen reír», y ellos te creerán loco.

Antoine de Saint-ExuperyEl principito.

Ahí estaban visibles nuestra luna y planetas como Júpiter y Saturno, galaxias de las que apenas conozco su forma y su nombre, y todo ello rodeándonos desde un cielo inquietantemente envolvente. Un firmamento lleno de materia de luz en una infinita oscuridad vibrante. Y todo respiraba.

Planetas conocidos y desconocidos y lunas y anillos y cráteres y agujeros negros y millones de estrellas en torno a nuestro planeta la Tierra (digo nuestra Tierra y quizás no sea exacto, quizás seamos nosotros de la Tierra…)  girando y desplazándose alrededor del Sol, y acompañada de su luna particular ya explorada por el ser humano.

La miré con incredulidad. Siempre he sabido encontrarla. Si, hablo de la estrella Polar. ¿Quién, qué hilo estaba sosteniendo la tierra bajo mis pies en aquel “vacío” alrededor de aquella estrella que siempre me había ayudado a orientarme cuando buscaba el Norte?.
Y, ¿ por qué ahora observándola me sentía tan desorientada?

A través del telescopio es fascinante encontrarte vis a vis con Júpiter y Saturno. ¿Alguien o algo se interesaba también por nosotros desde un altiplano en otro mundo?. Saludé con una sonrisa respetuosa por si al otro lado de los objetivos alguien también me miraba…

Noche con Saturno 03.09.53
Autora: Marijose Cueli

Incluyo aquí uno de mis poemas preferidos. Es de Octavio Paz , lo tituló “Hermandad”.


Soy hombre: duro poco

y es enorme la noche.
Pero miro hacia arriba:
las estrellas escriben.
Sin entender comprendo:
también soy escritura
y en este mismo instante
alguien me deletrea.

 

Gracias amigos, ha sido un momento muy especial y siento que (como dijo algún día Hunphrey, quiero decir Hunphrey Bogart), creo que la noche de “hoy ha sido el comienzo de una buena amistad”, a lo que yo añado que, y un poderoso acercamiento al cosmos por parte de mis neuronas, que las notaba yo extasiadas ante el abismo. Y, sin miedo.


 

Permanencia

 

Por el mundo de Chillida, como si estuviera en otra vida.

La hierba luminosa deja crecer el aliento de otros seres,
árboles, flores silvestres, pájaros, nosotros…

Silencio
miradas detenidas
palabras calladas
lenguaje único
una paz atmosférica alcanzando el cielo.

La piedra del camino,
el cuerpo quieto
y el corazón ambulante
que busca una salida,
grietas…
al abrazo de otra piedra.

¿Qué significa una grieta?
¿Tendrán alma las piedras?

Desciendo hasta el fondo de los años
en ilusión de permanencia…

 

mjberistain


 

Júpiter (Lo que yo vi)

 

Prometo que puse mucha ilusión y todo mi interés. Pero para nada fueron suficientes todos mis intentos de sacar una fotografía digna del planeta y de la ocasión.

Así que, esto es lo que hay.

Juro que miré hacia el sur, también juro que estaba un poco aturdida de encontrarme en el centro de un grupo de expertos astrónomos y otros amigos.

Y lo vi, a él, a Júpiter y a sus lunas o (satélites galileanos) por medio de uno de los telescopios, un Celestron C11 (lo llamaban).

Y también lo vi, solo a él, a Júpiter sin sus lunas alrededor, entiendo que ello fue debido a la gran potencia del telescopio C11 comparada con la de mis ojos imperfectos.

 

Hacía calor y en el ambiente a más o menos setecientos metros de altitud el paisaje aparecía cubierto con una leve neblina que apagaba la luz de los vivos colores del mes de Junio.

Experiencia muy agradable y francamente interesante propiciada por las personas con las que allí nos encontramos, miembros de la Sociedad Izarbe
y de la Sociedad Fotográfica de Gipuzkoa.

A ellos y a ellas todo mi agradecimiento

26062019-DSC_0757
TroncosDSC_0762

Una niebla densa fue instalándose a nuestro alrededor… y apagó el cielo.

Prometimos volver otra noche…