Deseo

deseo13912808_10207005356158793_1987099683634670120_n

Poema de Gervasio Alegría


Porque el deseo empieza

en el brillo de una mirada retenida,

en la turgencia de un torso sugerido bajo un lienzo tirante

en la solidez palpable de unos muslos

que las palmas de las manos moldean incansables,

en el ligero temblor de un labio

que anhela el beso de otros labios,

en la sed que no se aplaca ni de bruces en la boca del otro,.

en la explosión de gozo en cada roce de dos cuerpos que se buscan,

en el abrazo de unas piernas

o unos brazos trepados a los hombros,

en el estremecimiento de dos cuerpos adheridos como hiedra

en la piel erizada, y en la mirada ida…

Hoy quiero anegarme y bucear en la laguna de tus ojos,

y escuchar el silencio profundo del amor insondable,

inmensurable,

y aspirar los aromas y embriagarnos.

recorrer cada rincón umbrío de nuestra geografía

con el dorso de los dedos temblorosos,

recorrer cada relieve, cada surco rugoso o cada cráter

y explorar cada sima,

dejarnos resbalar por las pendientes,

por la piel sudorosa

enredar las lianas de los brazos,

entrecruzar los dedos hasta hacernos daño

hasta cerrar los ojos

y gemir

y fundirnos

y explotar y caer y dejarnos vencer y rendirnos

y suspirar.


Mi admiración hacia el autor de este hermoso poema
y mi agradecimiento por su amistad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s