Ríos de fuego

 

Ya mi risa no es mi risa,
ni mi aliento es ya mi aliento,
ni tengo aquella arrogancia
que tuve y se fue perdiendo…

Quizá él nunca sepa
que cada tarde le espero
sentada sobre la arena
entre las barcas sin puerto.

Es por eso que mis venas
ya no son ríos de fuego,
en ellas solo me queda
navegándome el invierno.

 

Texto C.Gadelle
Imagen Acuarela de Ramón Egoscozábal


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.