Miradme. Admiradme. Envidiadme.
Desafío el riesgo de parecer vanidosa, vestida de gala…

He sido interpretada de miles de formas a través de los siglos.
Me vistieron con plumas de arcángel,
fui sierpe,
dragón alado
pámpano en cierne,
ola marina majestuosamente encrespada,
trompa musical,
garabato de candil.

Mi sonido es suave como el de la ola
que se apaga en la arena de la playa,
como la gasa, como el gusto, como el gozo.

No vengo ahora a envanecerme de mi belleza externa.
Solo me niego a seguir soportando en silencio
los caprichos y agravios comparativos.

Miradme, admiradme, envidiadme.
Sólo soy un rapto de soberbia…

 

sobre palabras de José Hierro
Fotografía Gabriele Corno

 


 

 

Poema de Alejandra Pizarnik

.

Escucho resonar el agua que cae en mi sueño.

Las palabras caen como el agua

yo caigo.

Dibujo en mis ojos la forma de mis ojos,

nado en mis aguas,

me digo mis silencios.

Toda la noche espero que mi lenguaje logre configurarme.

Y pienso en el viento

que viene a mí,

permanece en mí.

Toda la noche he caminado bajo la lluvia desconocida.

A mí me han dado un silencio pleno de formas y visiones (dices).

Y corres desolada como el único pájaro en el viento.

.


 

 

Hueles a mar

cuando la noche se deshace

en pequeños pedazos de papel

y pétalos secos

que hicieron nido en nuestros libros.

.

Vi naufragar las palabras escritas

temblando la tinta de sus trazos

en cristalino desmayo

y diluirse

borrosa la zozobra

de tu piel contra mi piel

bajo el dolor amortiguado de la marea.

.

El miedo sostenía mi mano

mientras la luz se decidía

a huir sigilosa de mis ojos de lluvia.

.

Lejos de la orilla

no me canso de mirar al mar,

me adentro en el poema,

en el temblor fugitivo del salitre

en los labios de la memoria,

la humedad rozando

el breve sueño inocente de las violetas

sucediéndose

cada vez que bailo descalza con la luna

y acaba pisándome los pies…

.

@mjberistain
Imágen salmerc3b3n



 

Entre nosotros…, seamos lo que seamos al fín.
Rainer M.Rilke

.

Si no fuera porque los libros
tienden puentes y me alejan
de ese vacío inmisericorde del recuerdo…

Desde la atalaya del olvido
edificaría un nuevo mundo de galernas
con las caricias que quedaron
deshilachadas
en playas -ahora lo sé- de desdicha,
después de que tantas noches
quemáramos las estrellas
atrapados en su luz
al margen de una ciudad que nos miraba,
de soslayo, desde el alto tribunal
de la inconveniencia.

Me quedaría en tus ojos esperando,
como un rompeolas insomne,
la arrogancia de tu séptima ola
anegando la distancia,
rompiendo la rutina
o la costumbre que mantengo
a prueba de batallas.

Sólo la sabiduría de mi piel quemada
y el eco aún cercano de las palabras
que susurrábamos
sin astucia,
—oraciones recitadas con la furia ciega de los dioses—
me impiden hoy culminar el suicidio
de los poemas, detenidos,
frente a un mar que guarda
desde sus orígenes
el enigma de los sueños.

.

@mjberistain