Saint Jean de Luz

 

Me entrego al ocio de dar vueltas por tus calles y por mi vieja memoria.
En un libro hoy encontré algunas fotos que me han llevado hasta otra tarde tranquila en la que fui feliz paseando por otros sueños.

Hoy detecto una nueva emoción en los mismos objetos.
Me observan desde siempre pero voy comparando y me doy cuenta de que algunas cosas han cambiado de sitio; las macetas son nuevas y se han muerto las flores que crecían entonces, otras, ya no tienen importancia.

Caminando descubro que quizás soy yo lo que más ha cambiado en este tiempo.
O mis sueños que soñaban un futuro diferente. 

Sonrío y comprendo que también pasarán los de este día.

Y dejo que se escape esta tarde, tranquila, porque por un instante percibo esa extraña grandeza que al pasar pone el tiempo en las cosas pequeñas…

 

“Des-arreglo” de un poema de Vicente Gallego


 

Aquello que tú eras

 

DSC_0380

DSC_0121_1024

Aquello que tú eras
se ha perdido, te has perdido
se ha hecho añicos el ánfora
y multiplicado en mil espejos
no eres
sino la última imagen borrosa
salpicándose de oscuridad tu frente
y de ceniza
la gravilla del laberinto
hiere tus pies vírgenes

Bernardo Atxaga


 

 

 

El delicado brillo del diamante.

Originalmente publicado en el Blog de Arena 

El Blog de Arena

2u97us0

A Julia Santibáñez

El Sutra del Diamante (en sánscrito: Vajracchedika Prajñāpāramitā Sutra) es un Sutra Mahayana (budista) que podría traducirse como “perfección de la sabiduría”, y hace hincapié en la práctica de la no-permanencia y el desapego. El Sutra del Diamante es uno de los Sutras Mahayana más influyentes en el Este de Asia, y es un objeto clave de la devoción y el estudio en el budismo Zen.

Una de las copias de la versión china del Sutra del Diamante, que se encuentra entre los manuscritos de Dunhuang (la cueva donde fueron hallados esos textos), es considerado el libro impreso más antiguo (en palabras de la Biblioteca Británica, “de los primeros libros  que han sobrevivido de manera completa y que incluyen la fecha de impresión”. Y una nota personal: no hay contradicción cuando hablo de manuscritos y luego de libro impreso. En general se habla de los manuscritos de…

Ver la entrada original 156 palabras más

Un paseo por Vitoria

Vitoria es una ciudad muy bien estructurada

Ordenada y muy limpia. Es muy agradable pasear por sus calles y parques.

Su Casco Histórico fue declarado Conjunto Monumental en 1997. Conserva su trazado medieval y ha obtenido varios premios a la rehabilitación y recuperación de espacios y edificios emblemáticos de lo que llaman la “Almendra medieval

 


Oteiza y el Arte

imagesOTEIZA3

 

imagesOTEIZA7     imagesOTEIZA5

 

Jorge Oteiza quedará; todavía no le conocemos…! 

 

Poco tiempo antes de morir un tembloroso Oteiza leyó entre lágrimas: “La vida ya no me sienta  bien, siento la dulzura cercana de la muerte, soy viejo, enfermizo, sentimental y llorón y lleno también de violencias que ya no podrían impresionar a nadie”

Al desprenderme de Ella, me he quedado sin familia.
“No tengo a nadie en quien morir…”

Una tumba sencilla con su fecha de nacimiento (1908) junto a la de su mujer Itziar.   Dos humildes cruces de madera unidas por un único palo transversal.

Aquí yacen… ¡No señor, aquí no yacen, de aquí se han ido… !

La muerte no existe, es un cambio de sitio.La vida sirve para morirse. Está clarísimo.

La poesía es lo que no se explica, ni se entiende, ni se puede entender. Es un salir de la vida y encontrar otro sitio, donde estar protegido.
Estar fuera, volando, como un pájaro…

___

 

Oteiza ha sido, además de un gran escultor investigador del racionalismo abstracto y buen poeta, un permanente agitador incendiario…

En estas palabras de recuerdo al hombre, voy a limitarme a extractar algo de su pensamiento en relación con el arte.

Se dedicó a la escultura durante treinta años aunque reconocía que lo que le interesaba realmente eran los lenguajes, y en lugar de hacer la experiencia con la música, por ejemplo, la hizo con la escultura. Después se pasó al cine, al ballet, al teatro -artes en las que fue fracasando como corresponde a un creador- hasta que se encontró con la poesía.

“La poesía es la expresión en la que me siento más cómodo. Ante la hoja en blanco, esa página que da terror a muchos, que se estremecen, cuando a mí me ocurre todo lo contrario. La poesía es el mejor lenguaje personal, individual, que te define en tu gran soledad. Eres un dios del papel: pones dos palabras y te incendia el cielo de papel. Con la poesía me comunico con algo trascendente, dentro de una gran intimidad.”

“La poesía es el lenguaje que llega más al alma. La Poesía y la Música. La poesía es la musica del papel.

Decía…

“La escultura es un lenguaje sordomudo, carísimo, lento y sucesivo…

“La escritura es certificar el fracaso y, aunque el motivo sea la poesía, la conversación tiende a otras reflexiones.

“El verdadero territorio del hombre es el lenguaje.

A la pregunta de “¿Qué es lo que no te invita a seguier viviendo, tú mismo o el mundo?”, Oteiza contestaba:

  • Creo que el mundo. El mundo y sus enemigos, porque antes se decía que los enemigos del alma eran tres, mundo, demonio y carne, pues ahora siguen siendo tres también. Los “enemigos” capitales del mundo del poder son tres: la cultura la educación y la paz. Y por eso el poder les persigue. No hay nada que hacer…

Un día te llamé poeta y te extrañaste

  • Sí, es verdad. Yo no he querido hacer poesía, mi voluntad ha sido distinta de los poetas, yo he querido una autonomía del lenguaje, porque la poesía está en el hombre, en el comportamiento tuyo al querer escribir… Yo he querido escribir, no para los demás y menos por la belleza; yo me he encontrado la imagen, otras veces he hecho una cuantas jugando y como un collage, pero a mí no me interesa la rima.

Se habla de la respiración en tu obra poética, nunca has considerado la poesía como un instrumento, sino como un aliento, como una respiración…

¿Te ha curado de la muerte la poesía?

  • De la muerte, no; de la vida, porque la muerte está en la vida…

El hombre concluye en el niño.

“Ultimamente pienso en mi infancia, estoy pensando que el niño es la fase más alta de nuestra personalidad, que en el niño no empieza el hombre, que el hombre concluye en el niño. Si hubiera muerto con seis años era en plena madurez, plenamente realizado. Me refiero a los agujeros que hacía en piedra blanca arenisca y que en el vacío redondo que descubría me sentía protegido, era mi tesoro de agujeros, que al recordar de escultor los llamé esculturas de catalejo. Siento que estoy llegando a mi infancia. Mis ideas van desapareciendo y reaparecen al recordarlas en mi infancia más completas y simplificadas. Veo que vivía la naturaleza con una religiosidad estética que perdí con la educación recibida de una fe religiosa supuestamente histórica.

Creo en lo que no existe.

Así una de mis preocupaciones últimas y que utilizaría para negar mis fracasos es demostrar que no he existido…


Extractado de artículos de prensa
Autores:
Jose Luis Barbería
Andoni Batista
Félix Eraña