Simone de Beauvoir

 

Simone de Beauvoir (9 de enero de 1908 – 14 de abril de 1986) pensadora, feminista, y novelista francesa. Es representante del movimiento existencialista ateo y figura crucial en la reivindicación de los derechos de la mujer. Nació en una familia burguesa y cristiana. Su padre Georges Bertrand de Beauvoir, era abogado y actor aficionado, y Françoise Brasseur, una mujer profundamente religiosa dedicada al hogar. Se matriculó en una escuela católica de mujeres muy prestigiosa en donde se destacó por su brillantez. Años después, tuvo el privilegio de estudiar en la Sorbona y conoció a Jean-Paul Sartre, a quien aceptó como compañero de vida. Aunque, fue una relación bastante salida de los parámetros del momento: se trataron de usted durante más de 50 años, nunca vivieron juntos, y no vieron conveniente contraer matrimonio y tampoco tener hijos.

En su adolescencia comprendió que la religión era una manera de subyugar al ser humano, y por ello, decidió declararse atea. Luego de la Primera Guerra Mundial, Gustave Brasseur, su abuelo quien era presidente del Banco de la Meuse, quedó en quiebra. Como consecuencia de esta ruina familiar, los padres de Simone abandonaron la residencia señorial del bulevar Raspail y se trasladaron a un pequeño apartamento. La relación familiar cada vez fue más tensa, por eso sus padres vieron que el estudio era la única opción para que la situación económica de sus hijas mejorará. A los quince años de edad, Simone sabía que su destino era ser escritora. Beauvoir empezó sus estudios superiores en el Instituto Católico de París, institución religiosa privada. Allí amplió su formación literaria en el Instituto Sainte-Marie de Neuilly.

Obtuvo certificados de matemáticas, literatura y latín. En 1926, estudió filosofía y obtuvo su certificado. Sus estudios universitarios concluyeron en 1929 con la redacción de una tesis sobre Leibniz. A partir de 1943 se dedicó a la docencia en los liceos de Marsella, Ruan y París. Su primera obra fue la novela La invitada (1943), luego La sangre de los otros (1944) y el ensayo Pyrrhus y Cineas (1944). Fue una de las pocas mujeres en participar en los debates ideológicos de la época, se mostró reticente a la derecha política de su país y asumió el papel de intelectual comprometida. Se unió con Sartre, Albert Camus y Maurice Merleau-Ponty para fundar la revista Tiempos Modernos, cuyo primer número salió el 15 de octubre de 1945. Con el tiempo, fue un referente político y cultural del pensamiento francés de mitad del siglo XX. Aunque en esta época su nombre fue muy cuestionado luego de no replicar los actos de la Segunda Guerra Mundial, como era de esperarse.

Posteriormente, publicó la novela Todos los hombres son mortales (1946), los ensayos Para una moral de la ambigüedad (1947) y América al día (1948). Pero, su punto de partida y su fuerte irrupción en los temas feministas se dio con su obra titulada El segundo sexo (1949); se convirtió en una obra clásica del pensamiento contemporáneo. Elaborando una historia sobre la condición social de la mujer y analizó las distintas características de la opresión masculina. En el momento en que se limitaba la toma de decisión de la mujer en cuestiones como la reproducción, los vínculos sociales y afectivos se restringía la libertad y autonomía de la mujer. Este planteamiento era nuevo y poco discutido en la época.

También analizó la situación de género desde la visión de la biología, el psicoanálisis y el marxismo; destruyendo los mitos femeninos, e incitó a la auténtica liberación. Sostuvo que la lucha para la emancipación de la mujer era distinta, aunque paralela a la lucha de clases, y que el principal problema de las mujeres estaba ligado con el factor económico. Simone de Beauvoir fundó con ayuda de otras mujeres empoderadas la Liga de los Derechos de la Mujer, una de sus intenciones era reaccionar con firmeza ante cualquier discriminación sexista, y por medio de la revista difundió todas las charlas y disertaciones que salían de este espacio. Ganó el Premio Goncourt con Los mandarines (1954), donde habló sobre las dificultades de los intelectuales de la posguerra para asumir su responsabilidad social.

Simone desarrolló una visión solidaria, y por eso en 1968 se solidarizó con los estudiantes liderados por Daniel Cohn-Bendit, en 1972 presidió la asociación Choisir, encargada de defender la libre contracepción, y recibió la admiración de sus compañeras por ser una incansable luchadora por los derechos humanos. En suma, Simone se expresó a favor del comunismo y se reunió con el Che Guevara, con Mao y con Fidel Castro. Entre sus obras más destacadas podemos nombrar: Memorias de una joven formal (1958), La plenitud de la vida (1960), La fuerza de las cosas (1963), Una muerte muy dulce (1964), La vejez (1968), Final de cuentas (1972) y La ceremonia del adiós (1981).

Simone De Beauvoir murió el 14 de abril de 1986. Su labor fue reconocida antes y después de su muerte. En el siglo XXI se creó el Premio Simone de Beauvoir entregado a aquellas mujeres que se han preocupado por promover la libertad y los derechos de la mujer. Este premio entrega la cantidad de 20 mil euros y es apoyado por varias instituciones internacionales, entre ellas la Universidad Diderot. Por ejemplo, se le entregó a la activista pakistaní Malala Yousafzai en el año 2013.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.