Caja de Música

    Música de Japón. Avaramente de la clepsidra se desprenden gotas de lenta miel o de invisible oro que en el tiempo repiten una trama eterna y frágil, misteriosa y clara. Temo que cada una sea la última. Son un ayer que vuelve. ¿De qué templo, de qué leve jardín en la montaña, de [...]

El vaho dulce de la afinidad

  “Lo esencial es indefinible. ¿Cómo definir el color amarillo, el amor, la patria, el sabor a café? ¿Cómo definir a una persona que queremos? No se puede.” J.L. Borges.     Termino de leer el libro de Casilda Sánchez Varela y, como en otras ocasiones, me he quedado con la necesidad de volver a [...]

Borges. Parábola del ciego y el mudo

INCLUYO ESTE TEXTO ENTRE MIS PÁGINAS PORQUE TIENE UN GRAN INTERÉS LITERARIO PARA MÍ. NO OSARÍA AÑADIR NI QUITAR UNA SOLA PALABRA. DE JOSE MANUEL FAJARDO... ...A BORGES     (Artículo publicado en ZENDA)   Fue hace ya más de treinta años, el 8 de julio de 1982, en un hotel de Madrid cercano a la [...]

Poesía activa

ORIGINAL PUBLICADO POR BORGEANO EN EL BLOG DE ARENA

El Blog de Arena

reading

Jorge Luis Borges dice, en el prólogo a uno de sus libros de poesía, que ésta no se encuentra en el conjunto de símbolos impreso en la página, sino en la comunicación que se establece entre esos símbolos y el lector. El acto poético existe en la medida en que un lector siente aquello que le es transmitido a través del lenguaje.

Más allá de apreciar lo correcto y fascinante de esta idea de Borges, nos encontramos con un pequeño problema: ¿Puede leerse sin experiencia?  Sé que lo primero que se piensa cuando se habla de lecturas poéticas es, precisamente, la imagen poética de que puede leerse sin más que el deseo por la belleza; pero el problema permanece: ¿Cuánto necesitamos comprender para disfrutar de un texto? El mismo Borges en el prólogo a otro de sus libros hace esta distinción entre la poesía lírica (aquella que tal vez no…

Ver la entrada original 229 palabras más

Después de un tiempo

      Después de un tiempo, uno aprende la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma, y uno aprende que el amor no significa acostarse y una compañía no significa seguridad y uno empieza a aprender. Que los besos no son contratos y los regalos no son promesas y uno empieza [...]