Borges

 

(1899-1986), Escritor argentino cuyos desafiantes poemas y cuentos vanguardistas le consagraron como una de las figuras prominentes de las literaturas latinoamericana y universal.

Vida

Nacido el 24 de agosto de 1899 en Buenos Aires, e hijo de un profesor, estudió en Ginebra y vivió durante una breve temporada en España relacionándose con los escritores ultraístas. En 1921 regresó a Argentina, donde participó en la fundación de varias publicaciones literarias y filosóficas como Prisma (1921-1922), Proa (1922-1926) y Martín Fierro en la que publica esporádicamente; escribió poesía lírica centrada en temas históricos de su país, que quedó recopilada en volúmenes como Fervor de Buenos Aires (1923), Luna de enfrente (1925) y Cuaderno San Martín (1929). De esta época datan sus relaciones con Ricardo Güiraldes, Macedonio Fernández, Alfonso Reyes y Oliveiro Girondo.

En la década de 1930, a causa de una herida en la cabeza, comenzó a perder la visión hasta quedar completamente ciego. A pesar de ello, trabajó en la Biblioteca Nacional (1938-1947) y, más tarde, llegó a convertirse en su director (1955-1973). Conoce a Adolfo Bioy Casares y publica con él Antología de la literatura fantástica (1940). A partir de 1955 fue profesor de literatura inglesa en la Universidad de Buenos Aires. Durante esos años, fue abandonando la poesía en favor de los relatos breves por los que ha pasado a la historia. Aunque es más conocido por sus cuentos, se inició en la escritura con ensayos filosóficos y literarios, algunos de los cuales se encuentran reunidos en Inquisiciones. La historia universal de la infamia (1935) es una colección de cuentos basados en criminales reales. En 1955 fue nombrado académico de su país y en 1960 su obra era valorada universalmente como una de las más originales de América Latina. A partir de entonces se suceden los premios y las consideraciones. En 1961 comparte el Premio Fomentor con Samuel Beckett, y en 1980 el Cervantes con Gerardo Diego. Murió en Ginebra, el 14 de junio de 1986. Las posturas políticas evolucionaron desde el izquierdismo juvenil al nacionalismo y después a un liberalismo escéptico desde el que se opuso al fascismo y al peronismo. Fue censurado por permanecer en Argentina durante las dictaduras militares de la década de 1970, aunque jamás apoyó a la Junta militar. Con la restauración democrática en 1983 se volvió más escéptico.

Obra

A lo largo de toda su producción, Borges creó un mundo fantástico, metafísico y totalmente subjetivo. Su obra, exigente con el lector y de no fácil comprensión, debido a la simbología personal del autor, ha despertado la admiración de numerosos escritores y críticos literarios de todo el mundo. Describiendo su producción literaria, el propio autor escribió: “No soy ni un pensador ni un moralista, sino sencillamente un hombre de letras que refleja en sus escritos su propia confusión y el respetado sistema de confusiones que llamamos filosofía, en forma de literatura”. Ficciones (1944) está considerado como un hito en el relato corto y un ejemplo perfecto de la obra borgiana. Los cuentos son en realidad una suerte de ensayo literario con un solo tema en el que el autor fantasea desde la subjetividad sobre temas, autores u obras; se trata pues de una ficción presentada con la forma del cuento en el que las palabras son importantísimas por la falsificación (ficción) con que Borges trata los hechos reales. Cada uno de los cuentos de Ficciones está considerado por la crítica como una joya, una diminuta obra maestra. Además, sucede que el libro presenta una estructura lineal que hace pensar al lector que el conjunto de los cuentos conducirán a un final con sentido, cuando en realidad llevan a la nada absoluta. Otros libros importantes del mismo género son El Aleph (1949) y El hacedor (1960)

 

Por qué Borges es el autor argentino más reconocido mundialmente?

La fama internacional de Jorge Luis Borges oculta a veces lo que, más allá de la fruición, sus escritos pueden ofrecer como estímulo a nuevos horizontes de investigación.

Borges nos ha legado una literatura prolífica, que se distingue paradójicamente por su internacionalismo y por el amor nostálgico de algunos lugares míticos o mínimos: Buenos Aires, el Sur, Islandia, Inglaterra, el Lejano Oriente, ciertos patios, ciertas esquinas.

Profundamente filósofo de la poesía y poeta de la filosofía, presenta cada uno de sus escritos como un enigma ontológico. Muchas veces, al revés, un cuento o un poema reviste los rasgos de un tratado.

Ontologías fantásticas, etimologías transversales, genealogías sincrónicas, gramáticas utópicas, geografías novelescas, múltiples historias universales, bestiarios lógicos, silogismos ornitológicos, éticas narrativas, matemáticas imaginarias, thrillers teológicos, nostálgicas geometrías y recuerdos inventados, son parte del paisaje inmenso que las obras de Borges ofrecen al estudioso o al hedónico lector. Se lo ha presentado, con razón, como el erudito más grande de este siglo, lo cual no impide que la lectura de sus escritos suscite momentos de viva emoción o de simple distracción.

Hombre de ficción literaria, paradójicamente preferido de semióticos, matemáticos, filólogos, filósofos y mitólogos, Borges ofrece, por la perfección de su lenguaje, la erudición de sus conocimientos, el universalismo de sus ideas, la originalidad de sus ficciones, la belleza de su poesía, una verdadera Summa que honra a la lengua española y al espíritu universal.

 

Extracto del Blog “Rincón del Vago”

Marta Sanz

Breve apunte

 

Marta Sanz Pastor (Madrid, 1967) es una escritora española.

Ha recibido importantes premios, como el Premio Herralde de novela (2015), el Ojo Crítico de Narrativa (2001) o el XI Premio Vargas Llosa de relatos. Fue finalista del Premio Nadal en 2006 y semifinalista del Premio Herralde en 2009.

Además de su obra como novelista, también ha escrito cuentos, poesía y ensayos, ha ejercido la crítica literaria en distintos medios (entre otros, en La tormenta en un vaso),6 la docencia en la Universidad Antonio de Nebrija de Madrid y ha dirigido la revista literaria Ni hablar. Colabora habitualmente en los periódicos El País (con crónicas de viajes en el suplemento «El Viajero») y en Público (en la sección «Culturas») y con la revista El Cultural de El Mundo.

Jeannete Winterson

 

Relacionado con “Escritoras

Novelista británica. Nació en Manchester y sus padres adoptivos la educaron para ser una predicadora.

Jeannete abandonó el hogar a los 16 años cuando descubrió a su madre que era lesbiana. Esta experiencia la reflejaría más tarde en su ópera prima, “Fruta prohibida”, que publicó a sus 24 años.

A esta novela le han seguido más de una veintena de obras en las que trata frecuentemente el tema de la homosexualidad femenina o lesbianismo. Se la considera una de las mejores escritoras anglosajonas de la época contemporánea.

Fue condecorada en 2006 con la Orden del Imperio Británico. Colabora en forma asidua con publicaciones periódicas de su país.

Su primera novela, Fruta prohibida (1985), en gran parte autobiográfica, relata la lucha de una joven lesbiana contra una madre dominante y las restricciones impuestas por prácticas estrictas religiosas. La televisión emitió con éxito una serie en 1990 basada en su novela. Entre tanto aparecieron dos nuevas novelas, Paseo para principiantes (1985), una recreación satírica de la historia del arca de Noé, y La pasión (1987), el relato de un campesino francés que resulta clave para Napoleón y el de una joven de una comunidad de pescadores de Venecia. Espejismos (1989) contrasta dos personajes del siglo XVII con sus equivalentes modernos y señala un giro decisivo en el estilo de Winterson, cuya agresividad y tendencia a la autopromoción predispuso a los críticos en su contra con esta novela. Su libro siguiente, Escrito en el cuerpo (1992), describe un triángulo amoroso sin especificar el sexo del personaje principal. De forma característica en ella, Winterson escogió su propio libro como “Libro del año” en el Daily Telegraph. En 1995 apareció Arte.


 

Silvia Plath

 

Relacionado con “Escritoras

Nacida en Boston, mostró gran talento a una edad temprana, al publicar su primer poema con 8 años. Su padre, Otto, que era profesor de universidad y una autoridad en el campo del estudio de la entomología, murió en esa época, el 5 de octubre de 1940. Ella intentó seguir publicando poemas y cuentos en revistas estadounidenses y consiguió cierto éxito.

En su primer año en la universidad de Smith College, Plath realizó el primero de sus intentos de suicidio. Esto lo detalló más tarde en su novela semiautobiográfica La campana de cristal (The Bell Jar). Fue tratada en una institución psiquiátrica (Hospital McLean) y pareció recuperarse aceptablemente, tras lo que se graduó con honores, en 1955.

Después de su suicidio, su viudo -el poeta Ted Hughes- se convirtió en el editor del legado personal y literario de Plath. Supervisó y editó la publicación de sus manuscritos. También destruyó el último volumen del diario de Plath, que trataba del tiempo que pasaron juntos. En 1982, Plath fue la primera poeta en ganar un premio Pulitzer póstumo (por Poemas completos -The Collected Poems)

Muchos críticos, sobre todo del ámbito feminista, han acusado a Hughes de intentar controlar las publicaciones para su propio beneficio. En su última recopilación, Cartas de cumpleaños (Birthday Letters), Hughes rompió su silencio acerca de Plath. En esta obra es extremadamente franco, aunque no pide disculpas.

En Tres mujeres, poema narrado para la BBC en 1962, Sylvia dota de una nueva visión a su poesía. A partir de ese momento concibe los poemas para ser leídos en voz alta. Además, se plantea como un poema feminista y antibelicista, que narra la maternidad desde el punto de vista de tres mujeres.

A pesar de las numerosas críticas y biografías tras su muerte, el debate acerca de las obras de Plath a menudo deja ver la lucha entre aquellos que están de su parte y aquellos que están del lado de Hughes. Una prueba del nivel de crispación son las repetidas acciones contra la palabra Hughes cincelada sobre la lápida de la tumba de Plath.

Durante los años 70 predominaban las interpretaciones biográfico-psicoanalíticas de la obra de Plath, mientras que ya en los 80 y 90 se prefiere un estudio crítico feminista y de género. Esta diferencia se percibe sobre todo en la comparación entre las biografías de Plath que ha tenido lugar desde entonces, así como en la obra crítica que se ha dedicado a esta autora.

La publicación casi completa (excluyendo los ejemplares destruidos) de sus diarios de vida, tras la muerte de Hughes en 1998, ha servido para aclarar muchos puntos de especulación, y para dirigir el interés de los lectores hacia una comprensión más profunda del método y la sensibilidad en el genio creativo de Plath.

“La campana de cristal” es su obra más representativa y novela semiautobiográfica. A través del monólogo interior asistimos a la inestabilidad emocional siempre colindando con la depresión de la protagonista, la cual mantendrá una lucha continua en su intento por adaptarse. Visión no exenta de cinismo y calidad estilística, con ritmo propio de la poesía.


 

Virginia Woolf

Relacionado con “Escritoras

 

Virginia Woolf
(1882 – 1941)

Fue una novelista, ensayista, feminista y escritora de cuentos de origen británico, considerada como una de las figuras más relevantes del modernismo literario del siglo XX.

Entre sus obras más famosas se encuentran las novelas La señora Dalloway (1925), Al faro (1927), Orlando: una biografía (1928), Las olas (1931) o Una habitación propia (1929), libro que se convertiría en un auténtico estandarte del movimiento feminista, ya que en él se relatan las dificultades de las mujeres para poder dedicarse al mundo de la escritura en un mundo dominado por los hombres.

Woolf tuvo etapas depresivas muy fuertes y sufrió lo que posteriormente se conocería como trastorno bipolar. Esta enfermedad mental le llevó un día (el 28 de marzo de 1941, cuando tenía 59 años) a llenarse los bolsillos con piedras y a lanzarse al río Ouse, muy cerca de su casa. Woolf murió ahogada y su cuerpo no fue recuperado hasta casi un mes después.

Simone de Beauvoir

 

Simone de Beauvoir (9 de enero de 1908 – 14 de abril de 1986) pensadora, feminista, y novelista francesa. Es representante del movimiento existencialista ateo y figura crucial en la reivindicación de los derechos de la mujer. Nació en una familia burguesa y cristiana. Su padre Georges Bertrand de Beauvoir, era abogado y actor aficionado, y Françoise Brasseur, una mujer profundamente religiosa dedicada al hogar. Se matriculó en una escuela católica de mujeres muy prestigiosa en donde se destacó por su brillantez. Años después, tuvo el privilegio de estudiar en la Sorbona y conoció a Jean-Paul Sartre, a quien aceptó como compañero de vida. Aunque, fue una relación bastante salida de los parámetros del momento: se trataron de usted durante más de 50 años, nunca vivieron juntos, y no vieron conveniente contraer matrimonio y tampoco tener hijos.

En su adolescencia comprendió que la religión era una manera de subyugar al ser humano, y por ello, decidió declararse atea. Luego de la Primera Guerra Mundial, Gustave Brasseur, su abuelo quien era presidente del Banco de la Meuse, quedó en quiebra. Como consecuencia de esta ruina familiar, los padres de Simone abandonaron la residencia señorial del bulevar Raspail y se trasladaron a un pequeño apartamento. La relación familiar cada vez fue más tensa, por eso sus padres vieron que el estudio era la única opción para que la situación económica de sus hijas mejorará. A los quince años de edad, Simone sabía que su destino era ser escritora. Beauvoir empezó sus estudios superiores en el Instituto Católico de París, institución religiosa privada. Allí amplió su formación literaria en el Instituto Sainte-Marie de Neuilly.

Obtuvo certificados de matemáticas, literatura y latín. En 1926, estudió filosofía y obtuvo su certificado. Sus estudios universitarios concluyeron en 1929 con la redacción de una tesis sobre Leibniz. A partir de 1943 se dedicó a la docencia en los liceos de Marsella, Ruan y París. Su primera obra fue la novela La invitada (1943), luego La sangre de los otros (1944) y el ensayo Pyrrhus y Cineas (1944). Fue una de las pocas mujeres en participar en los debates ideológicos de la época, se mostró reticente a la derecha política de su país y asumió el papel de intelectual comprometida. Se unió con Sartre, Albert Camus y Maurice Merleau-Ponty para fundar la revista Tiempos Modernos, cuyo primer número salió el 15 de octubre de 1945. Con el tiempo, fue un referente político y cultural del pensamiento francés de mitad del siglo XX. Aunque en esta época su nombre fue muy cuestionado luego de no replicar los actos de la Segunda Guerra Mundial, como era de esperarse.

Posteriormente, publicó la novela Todos los hombres son mortales (1946), los ensayos Para una moral de la ambigüedad (1947) y América al día (1948). Pero, su punto de partida y su fuerte irrupción en los temas feministas se dio con su obra titulada El segundo sexo (1949); se convirtió en una obra clásica del pensamiento contemporáneo. Elaborando una historia sobre la condición social de la mujer y analizó las distintas características de la opresión masculina. En el momento en que se limitaba la toma de decisión de la mujer en cuestiones como la reproducción, los vínculos sociales y afectivos se restringía la libertad y autonomía de la mujer. Este planteamiento era nuevo y poco discutido en la época.

También analizó la situación de género desde la visión de la biología, el psicoanálisis y el marxismo; destruyendo los mitos femeninos, e incitó a la auténtica liberación. Sostuvo que la lucha para la emancipación de la mujer era distinta, aunque paralela a la lucha de clases, y que el principal problema de las mujeres estaba ligado con el factor económico. Simone de Beauvoir fundó con ayuda de otras mujeres empoderadas la Liga de los Derechos de la Mujer, una de sus intenciones era reaccionar con firmeza ante cualquier discriminación sexista, y por medio de la revista difundió todas las charlas y disertaciones que salían de este espacio. Ganó el Premio Goncourt con Los mandarines (1954), donde habló sobre las dificultades de los intelectuales de la posguerra para asumir su responsabilidad social.

Simone desarrolló una visión solidaria, y por eso en 1968 se solidarizó con los estudiantes liderados por Daniel Cohn-Bendit, en 1972 presidió la asociación Choisir, encargada de defender la libre contracepción, y recibió la admiración de sus compañeras por ser una incansable luchadora por los derechos humanos. En suma, Simone se expresó a favor del comunismo y se reunió con el Che Guevara, con Mao y con Fidel Castro. Entre sus obras más destacadas podemos nombrar: Memorias de una joven formal (1958), La plenitud de la vida (1960), La fuerza de las cosas (1963), Una muerte muy dulce (1964), La vejez (1968), Final de cuentas (1972) y La ceremonia del adiós (1981).

Simone De Beauvoir murió el 14 de abril de 1986. Su labor fue reconocida antes y después de su muerte. En el siglo XXI se creó el Premio Simone de Beauvoir entregado a aquellas mujeres que se han preocupado por promover la libertad y los derechos de la mujer. Este premio entrega la cantidad de 20 mil euros y es apoyado por varias instituciones internacionales, entre ellas la Universidad Diderot. Por ejemplo, se le entregó a la activista pakistaní Malala Yousafzai en el año 2013.