Permanencia

 

Por el mundo de Chillida, como si estuviera en otra vida.

La hierba luminosa deja crecer el aliento de otros seres,
árboles, flores silvestres, pájaros, nosotros…

Silencio
miradas detenidas
palabras calladas
lenguaje único
una paz atmosférica alcanzando el cielo.

La piedra del camino,
el cuerpo quieto
y el corazón ambulante
que busca una salida,
grietas…
al abrazo de otra piedra.

¿Qué significa una grieta?
¿Tendrán alma las piedras?

Desciendo hasta el fondo de los años
en ilusión de permanencia…

 

mjberistain


 

El viejo Puente

 

El único viaje verdadero es el que se hace a través de las naturalezas muertas.

DSC_0302

Para ellas el tiempo es un túnel que lleva al acabamiento, al final, a la podredumbre, al silencio que cierra y sella el horizonte.

DSC_0283

Vivir, así, parece un ejercicio fatigoso, una carga, un viaje con un fardo muy pesado, un ciclo sisifeano sin otra parada y fonda que el deslumbramiento en breves instantes, que los brillos obsesivos de la pasión, que el engaño de un neón que señala un lugar ficticio llamado felicidad.

DSC_0285

Viajar es ser un punto en el interior de una esfera; un punto indeciso que no ocupa lugar determinado y que gira sin destino como satélite de un agujero negro.

DSC_0286

Mi vida no es la belleza árida de un desierto ni la selva lujuriosa y excitante. Mi vida es un viaje por las cajas chinas de la memoria que reúne esas naturalezas muertas como compañeras de diálogo en el único monólogo posible…

Autor: Antonio Garrido (Viajar por entre laberintos) (extracto)
Fotografía: mjberistain


 

De cara al río

No se puede decir que sea la “cara oculta” de la ciudad de ninguna manera, pero hay días, cuando el mar está bravo, en los que todas las miradas se concentran en el extraordinario espectáculo que nos ofrecen las olas saltando contra el Paseo Nuevo de San Sebastián.

Esta tarde volverá a ser uno de esos momentos, y todos estaremos allí, pero a esta hora de la mañana, la marea está baja.

He mirado hacia el otro lado. Ahí estaba el río magnífico en su desembocadura pugnando contra el manso empuje de las tiernas espumas blancas.