GALLOCANTA

Lo que yo vi de La Grulla Común a su paso por la Laguna de Gallocanta

A 1.000 metros de altitud, en un altiplano entre las provincias de Teruel y Zaragoza se encuentra la mayor laguna de agua salada —endorreica— de Europa, esto quiere decir que no tiene salida a ningún rio o mar. Aquí conviven más de doscientos tipos diferentes de aves, pero las más emblemáticas son las Grullas.

Era la primera vez que iba a fotografiar «aves». Había dos momentos en el día que las Grullas se mostraban más accesibles para los fotógrafos. El amanecer y el atardecer. Una vez parapetados tras algún árbol o caseta de campo para no molestar a las aves, era preciso no moverse y, por supuesto, estar en silencio. De otro modo las grullas echarían a volar o cambiarían la dirección de su vuelo, alejándose de nosotros.

Tengo que decir que a mí se me hizo realmente difícil conseguir un buen enfoque de las aves a pesar del trípode.

Así es que, después de levantarme durante tres días a las seis de la mañana, disfrutaba durante las horas intermedias tomando algunas fotografías de paisaje y algunos detalles.

Campos recién sembrados y otros en los que ya verdeaba el cereal hacían de los alrededores de La Laguna de Gallocanta una gran extensión de fuertes contrastes.

Ermita Nuestra Señora la Virgen de los Olmos
Castillo de Berrrueco
Amanece en La Laguna

El viaje fue organizado por ASAFONA, Asociación Aragonesa de Fotógrafos de Naturaleza.
Desde aquí mi agradecimiento al grupo de amigos por su simpatía y la ayuda que me ofrecieron.

Ver: Presentación en PDF


Noviembre

Ayer volaban sin parar jugueteando alrededor de la casa. No supieron decirme la causa de su inquietud. Hasta que llegó la luz del atardecer…

Hoy no están, han llegado las nieblas de Noviembre. Han invadido su espacio, estarán a cobijo esperando porque saben que los hilos del sol se colarán muy pronto por algún resquicio…


El Canal

La belleza a veces se esconde en cualquier rincón. Estamos en otoño, y estamos confinados.
El Canal es uno de los sitios perfectos para pasear en el margen de la ciudad vacía.


Llegará el otoño

Llegará el otoño como una dama silenciosa mostrando por debajo de sus tules doradas puntillas. Los pájaros revolotearán la última espesura de los bosques y será otro hoy el que nos una, un poco más vividos, no vencidos, el río seguirá silencioso su camino hacia la luz y los poetas encontrarán un nuevo lenguaje más habitable.