Abrazos abandonados

 

Llevo una herida que no sangra
A veces duele dulcemente
cuando me miro a los espejos
y pienso que la vida es solo un capítulo
breve de algo que nadie entiende,

A veces duele sin compasión,
tiñe el día con el color plomizo
de los espejos sobre la memoria
—luz agazapada de la humanidad—
y no es fácil respirar.

Llega otro amanecer haciendo aguas
que lamen las costas, las rocas
las playas ajadas de sol y soledad.

La muerte acecha y jirones de banderas
ondean laciamente entre miradas de salón
y baúles y ataúdes de abrazos abandonados.

 

@mjberistain


Nota: La imagen está tomada de “lahorabruja2010.blogspot.com”

 

 

Libera-me

 

Se llenaron los espacios diáfanos
de dudas y de incertidumbres, todos.
Sonoros pasos arrastraban flecos
deshilachados de fidelidades,
de tatuajes tiñendo el negro pulso
tembloroso de los honorables.
de trompetas acallando las voces
desde los flancos anticlericales.

Y el silencio sonó casi como dolor
y desconsuelo poderosos.

Qué triste de tanto sentir
darse cuenta de que nada tiene sentido
y plegarse a la puerta entreabierta del amor
envejecido,
si lo que quisieras
es descerrajar las pestañas que ocultan
con obscenidad miradas impúdicas
por los pasillos
como actrices de una ópera no solemne
—de sainete—
en el delicado laberinto de pasiones
y partituras de alas rotas.

@mjberistain


Nota:
El título de este poema hace referencia a una parte de la Misa de Réquiem de Verdi.

 

Llorar entre las flores

El viento voraz y la lluvia
anegaron el paisaje posible.
Asoma una naturaleza muerta
de escombros y huesos desnudos
entre el barro del duelo.

Racimos de ternura tibia
cuelgan lacios tras los cristales,
húmedas sombras de sauces que peina
con pulso desgarrado el extravío
letal de la memoria.

“Llorar entre las flores”
atravesar las áridas palabras
del desengaño
y olvidar las voces ávidas
de tantas noches
cuando, muriendo, soñaban
“el jardín al otro lado del río…”

@mjberistain


Nota: los versos entre comillas son de Alejandra Pizarnik

Becquer llora

Hay un desorden de sueños lacios
enredado en su pelo,

Las golondrinas están quietas
y afuera, está Becquer llorando.

La lluvia no cede,
mancha el paisaje de bruma
y un cielo sin luz se desborda
en las miradas sin rumbo

Licor de luna y cerezas impuras
transitan la sangre y cubren
de ácidos óleos los desnudos,
detrás de las sonrisas
se oculta el temblor de los labios
y cae la Paz del crepúsculo
como una dama enigmática,
turbadora, en un silencio confuso.

@mjberistain
imagen MJB sobre escultura de Chillida

 

 

Skyline by Mikel Vega

 

Gracias a mi gran amigo Mikel ,

Con la elección de esta música has sabido interpretar la emoción de un momento especial en mi vida; la presentación de mi libro de Poesía “Apuntes de Salitre”.

Inolvidable… Feliz de haberlo compartido…

 

 

Nota: Se han tomado algunas imágenes del reportaje de Iñaki Peñalba.

Iñaki Peñalba

 

 

Iñaki, No me di cuenta de que a mi alrededor se movía una especie de duende silencioso. No fue hasta que al finalizar me dedicaste un saludo de despedida lleno de simpatía que me hizo preguntarme quién eras. Eso si, vi que llevabas una cámara de fotos colgando del cuello.

Seguramente no sabías que suelo evitar que me fotografíen.

Fue mejor así, lo hiciste fácil…

Porque de haberlo sabido yo, quizás no hubieras conseguido sacar estas magníficas imágenes. En ellas has sabido captar momentos “muy especiales” y cada vez que las miro vuelvo a emocionarme.