Imagínate

 

Sé que te imaginas
que soy el silencio de la palabra escrita que yace,
ya sin llanto, por las alcantarillas
muriendo como los colores de las mariposas
cuando llega el invierno y mutan en paisajes saciados de sombras.

¿Puedes imaginarte
que como un monigote juego con el viento sur,
que me dejo llevar, que vuelo y que me escondo de todo
y que me rompo a veces como los cristales de los escaparates
o que me lleno el corazón de luz fabulando con las farolas de las calles?

¿Puedes imaginarte
que puedo ser la melodía que tiembla al atardecer sobre las olas
cuando el viento azota y cabalgo sus rutas vertiginosas
haciendo el amor con las mareas, y que dejo húmedas huellas azules
sobre la arena cuando me duermo, y es abril, entre los brazos de la luna?

¿Puedes imaginarte
que antes de ti quise ser la amante del nunca jamás,
antes de que estallaran los rostros de las guerras y mi inocencia,
cuando aún sabía que nada sería para siempre
y que después de dar muchas vueltas en el tiovivo, todo seguiría igual?

Imagínate
Que yo fuera la piel de la incómoda pregunta que no deseas
y tu el espejo donde yo sabría que habitaban las respuestas.
Esa antigua cantinela que sigue sonando y se renueva
en las decadentes terrazas donde sobre los hombros nos sueña la lluvia.
Llevamos la edad del mar en las miradas y rasguños del tiempo
entre los huesos, aunque seguimos jugando con estrellas en las playas.
Imagínate que no quisiéramos reconocernos en el significado de la ausencia,
que pudiéramos morder la materia de la muerte en los labios jugosos del amor,
a pequeños sorbos, como un misterio interminablemente gozoso…

@mjberistain

 

 

 

 

 

 

Vientos de otoño

 

Sobre la arena

La sangre quiere sentarse.

Le han robado su razón de amor.
Ausencia desnuda.
Me deliro, me desplumo

¿Qué haré con los hilos enredados en mis sienes,
qué haré con los sueños que se lanzan
silenciosos a volar
—sus alas rotas—
tras los vientos del otoño?

@mjberistain
Texto en cursiva de A.Pizarnik

 


 

Cristales rotos

 

Se escucha afuera el lento sigilo de la lluvia
amanece un cielo de invierno
y la arena se ha quedado dormida
en los relojes,

La vida llega a ser a veces
como un crisol de cristales rotos

Algo se me quedó olvidado
a la intemperie,
no recuerdo haberlo guardado
en el baúl de los abandonos,

quizás fue el aroma de los días
y el crujiente sonido de las tostadas
de pan y mantequilla,

quizás la ilusión que escribía
al margen de las líneas rojas
de mis cuadernos de niña,
o colgaba de las paredes
como cuajados de estrellas
que no alcanzaba mi pericia
a pesar de que cosía a mi espalda
pañuelos como altas alas blancas.


@mjberistain


 

 

 

 

Raíces

 

 

Así,
Tembloroso
como el aleteo de un abedul
ebrio de luz al arrullo de la brisa…

Así,
o del modo que observa el viejo roble la vida
desde su calma de fortaleza milenaria…
Así es nuestro duelo

Raíces…
urdiendo mimbres de pasión descarnada
por los bosques,
esculpiendo penumbras bajo tierra para habitar
la cópula de las caricias

Ahí,
donde se entierran leyendas de sangre
y ya no palpita el exilio
ni duele la lluvia.

 

@mjberistain
de mi libro Apuntes de Salitre


A veces pienso

Hay algo oscuro en el aire
que estremece…

A veces pienso
que he perdido la ternura
en alguna parte
mientras trataba de transformarme
en otro ser,
en uno tras otro y otro
viviendo todas las estaciones
desde mi minúscula mirada
de niña
hasta la llama que he dejado encendida
ardiendo
entre las constelaciones
por si volvemos a encontrarnos.

 

@mjberistain

 

Fué ayer

Dejar que los veranos nos invadan
frecuencias y vacíos luminosos
ceremoniosos campos de amapolas
caballos por los siglos de los montes
y el desorden natural de las nubes
bajo un misterioso cielo cegador.

Al fondo del paisaje permanece
descolorido el rojo rústico de la sangre
los nombres de la guerra y de la muerte
sin acontecimientos,
como puede sonar la verdad en un cuadro
de flores secas y muñecos ennegrecidos.

Niños de negro por las playas y escorrentías,
personajes tras la oscuridad de matorrales
y la zozobra de jóvenes madres con hijos
encarcelados tras las tapias, sin fin humano.
Paisaje de sombras, luz de la historia,
vago horizonte de roca negra, y soledad.

Las luces de la tarde amarillean
el oleaje de la vida, ¿cuántos, quiénes
dejaron allí sus platos de loza,
sus cubiertos y servilletas sobre las mesas
de metal pensando que volverían?
Pasa la luz y deja todos los restos tristes.

 

@mjberistain