Azogue

Estalla la tarde en mil pedazos. La luz hiere como azogue mineral en nubes de horror y tibia templanza. Te busco en la quejumbre de la ciudad arrasada y solo encuentro trozos y trazos picassianos en aristas al borde de miradas extraviadas, y labios que se aprietan sin poder pronunciar un simple adiós. Lloran fuentes [...]

Encadenados

  Estamos encadenados por una guirnalda de tristes lirios Somos peregrinos ante un horizonte fugitivo con esta carga tenaz de palabras palideciéndonos la silueta del futuro y la voz, desafinada, naufragando entre caricias de alcohol compasivo. Estamos condenados al abrazo fugaz frente a los espejos de ojos ávidos. Estamos condenados a una forma más bien [...]

El malecón

  Despiertas madrugadas de bahías dormidas. Te haces añicos en las sienes de los planetas. Te multiplicas en espejos de furiosas espumas blancas como cántico de agua exhausta. ¿Cual es tu mensaje, Madre? Si las gaviotas de tiza se han borrado de los mapas y solo quedan rastros gangrenados del mundo, mientras escribimos en la [...]

Las flores de tela

La estancia adormecida. Ya se fueron todos. Ya no hay riñas ni sonrisas por los pasillos, en el parque quedaron los árboles desnudos y solo los pájaros se acercan a las ventanas sin hacer apenas ruido. Se enjuagaron las despedidas con las aguas limpias y el aroma de las sábanas recién planchadas. Se cerraron las [...]

Acaso eres aire

  Acaso eres aire que traspasa los hilos de la memoria, vertiginosa sombra oscura en la base del lienzo de mi vida. Te hundes, te rompes, te derramas en vuelo transparente por el espacio sin geografía de mi horizonte poroso; alquimia de pájaros de espuma y hierro, instante mismo, espejismo en la respiración consagrada del silencio. [...]

Palabras previas

Sobre el sigilo verde de los campos sestea la brisa y casi suscita presentida, la caricia inasible de tu agua súbita. Se aquieta la alegría en la distancia, en un instante sueña y se entristece y una sed sucesiva nos reúne lluvia y llanto. Como un veneno lento nos invade impune la fragancia de la [...]

Hay un delicado olor a pánico

  Hay un delicado olor a pánico en el mundo a medida que voy abriendo un hueco blando para tí en mis manos y sé que eso no basta, que es un modo ingenuo de salvarte cuando el viento helado nos conmueve la hojarasca y los periódicos viejos, y nos enturbia las mañanas con un [...]

Hay un espacio posible aún…

  Hay un espacio posible aún entre el muro que has edificado con tu voz —sin temblor de tí— y tus labios. Porque habito el claustro en sombra donde abrazas la fragilidad de lo que eras y lo que nadie más recordará que querías ser, mientras miras con tus ojos de agua por encima de [...]