Me basta así

Poema de Angel González

De Palabra sobre palabra (1965)

 

Si yo fuese Dios y tuviese el secreto,
haría un ser exacto de ti;
lo probaría
(a la manera de los panaderos
cuando prueban el pan, es decir: con la boca),
y si ese sabor fuese igual al tuyo, o sea tu mismo olor,
y tu manera de sonreír, y de guardar silencio,
y de estrechar mi mano estrictamente,
y de besarnos sin hacernos daño
—de esto sí estoy seguro:
pongo tanta atención cuando te beso—;
entonces, si yo fuese Dios,
podría repetirte y repetirte,
siempre la misma y siempre diferente
sin cansarme jamás del juego idéntico,
sin desdeñar tampoco la que fuiste
por la que ibas a ser dentro de nada;
ya no sé si me explico, pero quiero aclarar
que si yo fuese Dios, haría lo posible
por ser yo mismo para quererte como te quiero,
para aguardar con calma
a que te crees tú misma cada día,
a que sorprendas todas las mañanas
la luz recién nacida con tu propia luz, y corras
la cortina impalpable que separa
el sueño de la vida,
resucitándome con tu palabra,
yo, mojado todavía
de sombras y pereza,
sorprendido y absorto
en la contemplación de todo aquello
que, en unión de mí mismo,
recuperas y salvas, mueves, dejas abandonado
cuando —luego— callas…

(Escucho tu silencio,
Oigo
constelaciones existentes.
Creo en ti.
Eres.
Me basta.)

 

Fotografía Pepe Ponce


 

 

 

 

Muchacha saliendo de la bañera

 

Medio envuelta en una toalla
con los labios aún temblorosos
y la mirada confundida
por los momentos que vivió
recordaba a la adolescente
que quería entender su cuerpo.

¡Cuánto tiempo para saber
que ella también era su boca
y sus rodillas y su fiebre
y sus dedos desesperados!


Jean Baptiste Renoir (1896)

Fragmento de J.A.Goytisolo

Para un viaje al infierno

 

 

El viento del Este
te aprieta contra mi espalda
si, debo de estar muy cerca del mar,
estaré tal vez demasiado cerca de la costa?

Quien sabe, pude haber sido empujado
hacia tierra otra vez.

Hoy no, no probaré remando.
Perdí los remos
¿no recuerdas?
desaparecieron hace muchos días.
Quizás ya habrán pasado años…

No, debo de estar más cerca de lo que creía
del infierno.

Las islas estallan alrededor…

 

Doris Leasing

 

 

Goytisolo

 

He madrugado. La lluvia azotaba los cristales de mi habitación y he despertado hablando con mis poetas. He recordado algunos versos, así, deshilvanadamente y he pensado que algún sentido tendría.

Hablando con mis poetas – I

… Escucha
la honda respiración del mar
ya dentro de tu sangre…

J.A. Goytisolo

No digas nada
y piensa solo en ti.
Deja tu cuerpo suelto
igual que en abandono
en medio de este mar
que ahora mismo te envuelve
bajo no sé qué vientos
de frescor y dulzura
que tu piel acarician
entre un olor a sal
más antiguo que el mundo.
Pero no digas nada:
piensa en ti y solo ansía
como yo unos instantes
de silencio y de amor.

Autor Jose Agustín Goytisolo

 

 

El lenguaje del viento

 

Afuera,
suena la música de los acantilados
grita la noche,
juega a oírse cantar .

Adentro,
la lluvia alumbra la calle vacía
cae dentro de mi como yo caigo
en la sed de la pequeña muerte.

Un niño llora,
lejos
viendo cómo se hunde su barco
de sueños y papel,
ya se fueron los pájaros
con el mudo lenguaje del viento

También nosotros marcharemos
como se va yendo la oscuridad
en la madrugada de ojos húmedos…


@mjberistain
Imagen de Chajarialdia.com

 


 

 

 

Pasajero de la noche

 

Quisiera ser aventura
en el fondo de tus ojos,
a media luz,
entre los restos de las galernas

un poco antes de la medianoche
cuando los vivos
van desapareciendo
y vuelve a llover
y no hay más música
que el aliento cansado
de otros pasajeros
que esperan
pegados a los escaparates
a que escampe

entre las heridas de la lluvia
candentes en el asfalto.


@mjberistain