Hoy

Ayer era otro Tiempo.

Lo viví como pude, como supe, porque todavía no había aprendido lo importante que era eso de vivir.

Hoy es un nuevo año, muy lejano del año en el que nací. No es que quiera mirar hacia atrás, el atrás está en mí, conmigo, y hay veces que me hace sonreir, me lleva de la mano hasta Los Italianos a tomarnos un helado o a merendar unas tortitas con nata, o sencillamente, a ver pasar a los chicos que nos gustan que suelen aparcar sus motos en la acera delante de la heladería.

Sigo buscando la fórmula mágica, magistral, para que mis fotografías tengan un sentido, no uno cualquiera, sino el mío, el que yo quiero darles. Sí, ya sé que todo está en los libros, eso que llaman técnica, la composición, encuadre, enfoque, diafragma, velocidad, objetivos, filtros, el trípode, todo eso referido a la máquina.

¡Ah, claro!

Y luego dicen que la máquina no es lo importante!

Ahí voy, y estoy totalmente de acuerdo, salvo, por supuesto, para los grandes profesionales de la fotografía a los que admiro y estudio con todo mi respeto, y con una carga difícil de manejar de pequeñas curiosidades y grandes ilusiones que abarrotan mis bolsillos.

Hoy voy a suponer que dispongo de lo básico. —Tengo que partir de alguna premisa—. Y, para mi nivel es cierto. Ahora bien, siendo capaz de organizar materialmente mi material, valga la redundancia, hay «algo» en mi que rara vez está conforme con el resultado de mi dedicación. Vale, soy una impertinente insatisfecha. Leo, estudio, persigo la obra de los grandes fotógrafos y las imágenes que, descubriendo a través de exposiciones, libros, folletos, revistas y otros «inputs» se acercan a esa imagen poética que a mi me gustaría representar. Voy a explicarme mejor porque creo que me estoy liando yo sola.

Soy amante de la Naturaleza. Me gusta viajar. No tengo claro si busco o encuentro belleza hasta en una pequeña brizna de hierba, aunque la lluvia no la haya enlucido con su luz, o el aire la haya despeinado, por poner algún ejemplo.

¿Entonces?

Nada, que llego a mi ordenador, con un cargamento de imágenes porque, claro, de cada brizna —como decía antes— hago varios disparos por si acaso va mejorando la calidad de lo que me propongo que sea mi fotografía perfecta, y la proceso con esmero porque sigo estudiando con más ilusión que cuando tenía que meterme en la cabeza los nombres de los reyes Visigodos o las fechas de las infinitas batallas que nunca se ganaron porque en todas las guerras se pierde.

Y, dudo. Está claro que no soy una profesional del tema. Pero también está claro que mi nivel de autoexigencia me bloquea en muchas ocasiones y estoy ya un poco harta de tener que «pedirme permiso».

Por hoy ya está, estoy preparada para volar, no sé hacia dónde, sí sé por qué.

Hoy voy a entresacar algunas imágenes de mi archivo de viajes y me propongo «avanzar», me da lo mismo que tenga que subir altas montañas con frío, o andar por caminos imposibles como lo vengo haciendo, pero a partir de ahora voy a dejar mi mochila llena de prejuicios en el trastero para que duerma el sueño de los justos.

Hoy necesito liberarme. Porque hoy es todo lo que tengo.

@mjberistain

4 comentarios sobre “Hoy

  1. Hace no mucho tiempo me encontré en una situación parecida a la tuya. Me encanta la fotografía aunque no puedo dedicarle mucha atención porque tengo otras ocupaciones menos ‘artísticas’. Pero he visto mucho en fotografía, al menos lo suficiente como para poder orientar mi afición personal. En mi caso, perfecccionista como tú, recurrí a las referencias del juicio de otros (el enorme Foro Nikonistas) y me ayudó durante un tiempo. Luego, creo que hay que huir de la esclavitud de las opiniones ajenas y volar sólo, como dices que actualmente deseas. Una precisión sobre lo del ‘equipo no importa’ que tanto se menciona. Es cierto que en primer lugar la imagen está en la mente del fotógrafo pero una buena cámara consigue una nitidez superior, un resultado final mejor a nada que hayas aprendido sobre el ‘revelado’ digital. Suerte.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Veset, tienes razón, por supuesto. Como digo tengo un equipo suficiente para mi nivel (de momento), una Nikon 5500, ya sé que está un poco pasada, y objetivos de 50 y 85 fijos y otro 16-300. El día que vea que he alcanzado ese punto de «calidad», no tanto en la pureza técnica de la imagen, sino en lo que se refiere a mi forma de expresar mi mundo «onírico», cambiaré la cámara… será mi premio!

      Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.