Tallo roto

 

Solo me queda un tallo roto de la flor que fue,
y un jarrón hecho añicos
y el final de un último cigarro
en tierra de mi alma…

el paso indeciso de tu ida
y la última mirada triste
recogida desde la rendija de la puerta.

Extracto de Blues para un adiós de Patxi Ezkiaga (versión Juan Kruz Igerabide)

 


11 comentarios sobre “Tallo roto

  1. Bello paisaje y estupendos enfoques. El poema, casi bucólico, le queda de maravilla. La última foto la comenté por aquí (me refiero aquí, en Morelia) cuando la vi en otra red social. Les encantó a todos, por cierto.

    Abrazo.

    Me gusta

      1. ¡Pero qué maravilla de sitio! Yo que soy de la llanura, esa aburrida extensión de nada, me siento irremediablemente atraído hacia esos paisajes que aúnan colores y alteraciones geográficas. Sin ir más lejos, ahora que vivo en un valle (ese detalle es suficiente, no puedo creer que estoy viviendo en un valle, fíjate…) y que cuando salgo a la puerta de casa veo al final de la calle una montaña, no dejo de hablar de eso. Suena ridículo, lo sé; pero es que todo es tan maravilloso… De vivir en un sitio como el que nos compartes pasaría a ser el tonto del pueblo, ya que andaría todo el día con la boca abierta, señalando cada hoja de cada árbol o cada sutil curva de esas colinas.
        Uff… me has hecho viajar. Mira, hace poco terminé de escribir un libro sobre le viaje como tema general y como visión particular (es decir, mezclo filosofía con anécdotas personales). Con este viajecito que me hiciste hacer me dan ganas de comenzar una segunda parte…

        Abrazo apretado.

        Me gusta

      2. Ya sabes que yo te animo, por supuesto, a comenzar una segunda parte… Puedes ir viajando por paisajes “imaginados” (aunque no los hayas pisado físicamente) pero “reales”. Tienes amigos en todo el mundo, cada uno de ellos tiene mucho de su paisaje, él dicta en cierto modo su carácter… Tienes materia para otro libro y para otro y otro… La fotografía ayuda muchísimo a cumplir tus sueños de “viajar”, de perseguir nuevos horizontes, reales o imaginarios, qué te voy a contar yo a ti de todo esto… Un besazo

        Le gusta a 1 persona

      3. Gracias infinitas, María; en realidad esta segunda parte quería centrarla en el silencio, porque el viaje y el silencio, para mí, están tan hermanados que me es imposible considerar uno sin el otro. Tus palabras me impulsan a seguir puliendo la idea.

        Te abrazo, agradecido.

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.