Texturas

El día que mi hija que dijo que durante las vacaciones de Navidad de aquel año tenía que trabajar el tema de las “texturas” con su niña de dos años, me quedé anonadada.

Me vino a la cabeza la obra de mi amiga Blanca Arsuaga con su delicada fuerza y elegancia trabajando materiales como la madera el cartón y la arena sobre sus lienzos.

Por más que pensaba cómo podríamos plantearnos la explicación a la niña, decidí no intervenir activamente en el tema, sino dejarme sorprender por los nuevos métodos de enseñanza.

¿Cómo se le explica a una criatura qué es la Textura? 

Sí, ya sabemos que la textura es como la piel de las cosas, que se reconoce con el tacto, con los dedos al rozar determinada materia, que se siente algo así como suavidad o dureza, como la rugosidad…

Pero, insisto: ¿cómo se le explica a una criatura de esa edad un concepto semejante?

Muy fácil. Más sencillo de lo que yo podía imaginar. Se colocaban en un plato espaguettis. Un montón de espaguetti cocido y un montón de espaguetti crudo. Se trataba de dejarle experimentar, de acuerdo con las instrucciones de los expertos en pedagogía para niños de preescolar.

¡El espectáculo estaba servido!

La niña con una mano tocaba la pasta cocida. La retorcía con sus deditos regordetes e imprecisos, la aplastaba, dejaba los trozos desparramados por el plato como si fueran gusanitos blancos moribundos. Los miraba, intentaba recogerlos y cuando conseguía llevárselos a la boca succionaba con fuerza los que se le quedaban colgando de los labios. Mientras tanto, con la otra mano, sostenía la pasta cruda como si fuera un ramo de flores secas, se lo acercaba a la cara, la chupaba, se pinchaba, no le gustaba… Entonces rompía las hebras de pasta quebradiza contra el plato, contra la mesa, se divertía viéndolas romperse en pequeños pedazos contra el suelo…

No soy quién para cuestionar las nuevas técnicas de educación, considerando que son algo en permanente evolución. Tampoco puedo asegurar que aquella especie de “jam-sessión” fuese además de didáctica educativa, pero sí fué divertida para los que tuvimos la suerte de compartir la escena. El futuro aclarará la eficacia de aquél Western “Spaguetti Salvaje”

 

 

 

 

Blanca Arsuaga19702606_472775359736711_4470358944815792813_o

 


Blanca dsc_88272

 Blanca10

Con mi agradecimiento a mi amiga Blanca por autorizarme a compartir algunas imágenes de su obra en mi blog. 

Os invito a conocer mejor su obra en el blog blancarsuaga.blogspot.com


@mjberistain

 


3 thoughts on “Texturas

  1. Estupenda crónica familiar y encantadora reflexión: ¡Ante la duda, cedamos espacio! Claro que sí; dejemos que los pequeños experimenten el mundo. Mejor eso que esa otra costumbre idiota de no permitir que los niños jueguen libres porque “se ensucian” o “pueden golpearse”. ¡Libertad para todos!

    Abrazo apretado.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s