El loco de la colina

 

PERDÍ LA CORDURA
The fool on the hill

 

 

Perdí la cordura,
entre aromas de helechos,
silbidos de pájaros,
tu voz a mi lado,
el aire y el sol acariciando el escenario.

Prados y bosques, peñascos,
montañas altivas desnudas,
luciendo todas sus galas,
sus aguas,
sus conquistados cielos…

Loco al fin,
como me prometió la vida,
puedo decir que me sentí feliz.
Quise vivir y viví.

 

Karlos Gimenez

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s