Estaciones de tren

 

De todas las fórmulas de transporte que conozco son los trenes por los que siento una gran atracción o una cierta debilidad que me lleva, con frecuencia, a visitar las estaciones de las ciudades por donde paso cuando estoy de viaje. (No puedo negar que soy una de las últimas románticas).

En este caso me refiero a la estación más grande del país. Cada día utilizan sus instalaciones más de cuarenta mil personas que viajan en tren, metro o autobús.

DSC_0304

Merece la pena llegar en un tren o subirte a un tren en la estación de Malmö en Suecia

DSC_0274 Ps

… pensé cuando me cautivó el interior de aquellos edificios antiguos de ladrillo rojo a los que, si no me lo hubieran recomendado, quizás no hubiera entrado nunca. O cuando atravesé la galería comercial y cuando accedí de ella directamente a los andenes en los que esperaban dos trenes -en este caso modernos- uno blanco y otro de color lila…

DSC_0210

En sus espacios de ambiente antiguo hay sitio para todos y para cualquier persona que, por necesidad o por placer, quiera pasar un largo rato bien de espera o simplemente disfrutando de su respetuoso ambiente y de sus instalaciones, del silencio en salones de pequeños apartados preparados para lectura, la conversación o descanso, o para tomar un café o permitirse un “tentempié”.

DSC_0282

Merece la pena simplemente pasear un rato por sus amplios pasillos de luz natural, una galería comercial integrada de pequeños locales decorados con una gran selección de productos preciosamente expuestos para animar al consumo a algunos y que son un deleite para todos.

DSC_0301

Mi pequeña Nikon me dejó estas imágenes para el recuerdo.


 

14 thoughts on “Estaciones de tren

  1. Una maravilla lo que nos traes hoy, se lo mire por donde se lo mire. Siento un especial cariño por el tren como medio de transporte, ya que mi padre trabajó en el ferrocarril argentino toda su vida, por esa razón nosotros viajamos gratis hasta los dieciocho años (es decir que recorrimos muchísimos kilómetros por ese medio). Recuerdo el espacio de trabajo de mi padre –una garita en un cruce muy importante de mi ciudad–, un lugar lleno de romanticismo y de magia para un niño como era yo por aquel entonces. Gracias por traer tantos recuerdos a través de unas imágenes maravillosas.

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s