Amarillo en el Ártico

DSC_1054

DSC_1037

20151109_113151-01

DSC_0005

DSC_0003


Originalmente solo las familias más adineradas podían permitirse pintar sus casas con la carísima pintura amarilla que venía de Suecia.

El resto de familias se resignaban a pintarlas con un pigmento rojo que procedía de los residuos de cobre de la mina de Falun (Suecia). El “falun” era más barato que la pintura amarilla y además protegía la madera de las inclemencias del tiempo.

El cobre de la mina de Falun se convirtió en tejados para los castillos, campanas para las iglesias, monedas y utensilios para los hogares de todo el mundo. Habían pasado 1000 años hasta que se cerró la mina en 1992. Actualmente está considerada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad.


DSC_0012


 

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. icástico dice:

    Qué bárbaro, hasta la pintura valía para diferenciar a las clases. Preciosas fotos, María Jesús, como siempre.

    Me gusta

    1. MJBeristain dice:

      Ya ves, cualquier cosita sirve y ha servido siempre… Lástima! Un abrazo y gracias por tu presencia.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s