Mientras cae la noche

 

 

El mar nos trajo su invitación irrevocable,
de indescifrable sueño.
Como una perla hurtada al silencio absoluto
toco tu mano efímera. Perdida en el albor.
Acaso no es el amor la espuma venidera?
el falso mapa en el atardecer de las palabras?
La costa está deshabitada. Salina de deseo
su esplendor nos advierte en las pupilas y
temblamos como náufragos. Lloramos
la seda salvaje de su tacto mientras cae la noche.

Texto María Navarro
Fotografía @mjberistain


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .