Miles Davis

 

Tuve la oportunidad de asistir al concierto que ofreció Miles Davis
en San Sebastián en el año 1986. Parte del concierto la pasó tocando de espaldas al público y aquella forma extraña sin embargo añadía mayor concentración en su música.

De él se dijo entonces:

Miles, con 60 años recién cumplidos, no dudó ni un momento y entró arrasando con todo el potencial sonoro de su nuevo grupo. Desde la primera nota de trompeta y por espacio de cientoveinticinco intensos minutos nadie osó ni respirar y los más de ocho mil asistentes se mantuvieron en vilo, apabullados por una música que a cada nueva audición suena más fresca y contundente. Miles fue el rey de la noche, tocó con ganas, con sensibilidad, con fuerza, bromeó con los fotógrafos, salpicó el escenario con su sudor, acorraló al pobre cámara televisivo, lució diferentes modelos, a cual más espectacular, y, convenció a todo el mundo. A su lado, un Bob Berg sencillamente extraordinario, tocando de nuevo el tenor de forma cada vez más convincente; sus dúos con la nueva trompeta del boss fueron pura delicia, mientras los teclados y las percusiones llenaban todos los huecos sonoros posibles, creando un clima absorbente e hipnótico, que llegó a su punto álgido al atacar Time after time para concluir con una devastadora y todavía novedosa versión de Jean-Pierre. Miles sigue siendo el rey de la jungla. Inclinemos la cabeza.

Leo escuchando…,

Leo So What, la biografía de Miles Davis escrita por John Szwed mientras escucho la música de Jazz de Miles

Podría buscar cedés y vinilos que me traerían en cada caso el recuerdo tangible de la época de mi vida en la que los compré, de las personas cercanas que me regalaron algunos de ellos. La memoria necesita asideros físicos. Ahora nos damos cuenta de que la música grabada en vinilo se escucha mejor porque se ve en los diseños de las amplias portadas, se toca con los dedos en las fundas interiores de papel encerado y en los filos del disco que aprendimos a sujetar con mucha cautela para no dañar los surcos. La música en vinilo está más cerca que nunca de la escuchada en directo. Y es una felicidad para el aficionado ver la lista de los músicos en la contraportada y leer esas notas en las que tanto se aprendía sobre el proceso de grabación.
Pero no hay por qué renunciar a ninguna ventaja tecnológica.

Leo la vida de Miles que en muchos momentos me lleva a la de Charlie Parker, y cada pocas páginas me detengo a escuchar alguno de sus temas. El resplandor de Parker, esa trompeta que aparece y desaparece de Miles… La lectura está iluminada por la música igual que una película por su banda sonora.

Leo escuchando y escucho leyendo. Leo con la música que está en el libro y escucho con la atendión afilada por la lectura. Kind of Blue es una cima insuperable de la música de jazz; de la música, pero uno admira todavía más su categoría prodigiosa cuando comprueba la rapidez con que se grabó, en unos días, en un estudio instalado en la nave de una iglesia desierta, a partir de unos cuantos apuntes esbozados por Davis en hojas sueltas de papel, en reversos de sobres. La amplitud espacial que irradia la grabación es la de esos interiores de iglesia, y es también una propiedad que tuvo casi desde el principio la imaginación musical de Miles Davis: como la de dibujar con muy pocas líneas en anchas hojas de papel, haciendo consciente al oído de cada nota tocada y del silencio que la rodea, sin necesidad de llenarlo todo de sonido…

Interrumpo la lectura, salgo a la calle, pero la música no cesa. En los auriculares del iphone escucho Seven Steps to Heaven. Nadie ha tocado ni cantado I Fall in Love Too Easily como Miles Davis en ese disco. Música y palabras son lo mismo: en el sonido de la trompeta están las inflexiones exactas de poesía de la letra.

 

Texto: Antonio Muñoz Molina
Extractado de su artículo “Música leída”


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s